Juan Gabriel Calderón sonó su silbato al ser las 8:02 de la noche, se iniciaba una nueva edición del clásico nacional, el 327 en la historia, vestido de su característico uniforme morado, el Deportivo Saprissa recibía a una diezmada Liga Deportiva Alajuelense, los de casa buscando mantenerse en puestos de clasificación en el grupo B, mientras que Alajuelense quería seguir sumando para asegurar el liderato general.

Primer Tiempo

La primera acción de peligro llegaría en 8’ minutos, esta sería cortesía de Esteban Rodríguez quien, tras un saque de esquina, recibiría un balón en el borde del área grande y sacó un remate tras driblar a dos defensores manudos, pero Leonel Moreira estaría atento en el fondo y en dos tiempos apagó el peligro que presentó esa jugada en la defensiva manuda.

Y en 15’ minutos nuevamente el cuadro tibaseño aprovecharía una desatención en la defensa alajuelense, Daniel Colindres recuperó la pecosa e intentó encontrar a un compañero en el área, pero nuevamente se hacía presente el guardameta manudo Moreira, el conjunto local presionaba muy arriba a los erizos en el inicio del juego.

En 24’ minutos los manudos se acordarían de que podían atacar a los morados, Barlon Sequeira por banda izquierda del ataque, intentó cruzar un balón con dirección al área local, el cual fue repelido por la defensiva morada, en el saque de esquina los erizos no sacarían petróleo de este, más bien los morados se irían a la contra y de la mano de Mariano Torres iban a poner de nuevo en apuros al portero alajuelense.

Tres minutos más tarde, en 27’ minutos saque de esquina para los tibaseños, Marvin Angulo fue el encargado de colgar el balón, el cual llevaba mucho veneno y estuvo cerca de entrar olímpico, pero la figura del conjunto erizo, Leonel Moreira se hacía monumental en el marco alajuelense.

Alajuelense volvería a atacar al Saprissa, 32’ minutos marcaba el cronómetro, buena combinación en el ataque manudo, tras recuperar un balón perdido por la defensiva tibaseña, Jonathan Moya trató de habilitar a un compañero con un centro que cruzó la totalidad del área morada pero nunca se encontró nadie y se marchó al saque de puerta, tímidamente alajuelense se metía al juego.

Aarón Cruz veía que Leonel Moreira era figura en el otro marco y el portero saprissista no quiso ser menos en el juego, en 36’ minutos Dylan Flores colgó un tiro libre al área manuda, Jonathan Moya pivoteó esperando a que un compañero rematase esta vez el balón y fue Fernán Faerron quien con un testarazo puso a soñar a los visitantes, pero el de los guantes se estiró en demasía y evitó la caída de su marco, Cruz y Moreira eran figuras.

En 43’ minutos seguía el recital de los porteros, ya que luego de cobrarse rápidamente un saque de banda, Daniel Colindres remató a la media vuelta, pero se encontró con el arquero erizo que una vez más le ahogaba el grito de gol a los morados con un manotazo cerca de la raíz del palo, la figura manuda en la primera parte era sin lugar a dudas Leonel Moreira

Segundo Tiempo

En la hora de partido se darían los primeros cambios en el juego, Daniel Colindres y Esteban Rodríguez se marcharían para darle su puesto a Jimmy Marín y a Michael Barrantes, Walter Centeno buscaba algo distinto en una segunda mitad que, a diferencia de su antecesora, no tenía tanto peligro de cara a marco.

Marín y Barrantes jugaron un gran papel en el juego morado. Fotografía: Prensa Deportivo Saprissa.

Los cambios en el juego traerían impacto inmediato, puesto que en la jugada siguiente los revulsivos le darían resultados al “paté” ya que Marín recuperaba una pelota, la cual poco después llegaría a pies de Michael Barrantes, quien con un fuerte remate sorprendería a Leo Moreira y la pecosa besaría las redes, los morados se adelantaban.

Andrés Carevic vio que la jugada le salió a su contrincante, por lo que Dylan Flores se marchó y cedió su campo a un viejo conocido de los morados, Álvaro Saborío que en su primer toque remató un tiro libre cobrado por Alex López, y “la ley del ex” se hacía presente en el clásico nacional, el ahora manudo celebraba por todo lo alto el tanto del empate.

Los saprissistas Jimmy Marín, Johan Venegas y Marvin Angulo se juntaron en ataque, esto en 75’ minutos, Marín recibió una pelota cortesía de Johan Venegas, el juvenil morado sirvió al centro del área manuda y fue Angulo quien remató, pero el panameño Adolfo Machado desvió la pelota a córner.

Las emociones se quedarían para el final del encuentro, ya que en 80’ minutos Mariano Torres remató un balón desde fuera del área, el cual fue detenido por Leonel Moreira, pero Johan Venegas remataría el rebote y pondría el 2-1 para los morados, pero el juego no estaba ni cerca de terminar, puesto que en la jugada siguiente al gol local, los manudos se irían con todo al ataque, Ian Smith centraría una pelota que sería recibida por Facundo Zabala, y sería otro ex morado, Jonathan Moya, quien marcaría el 2-2 momentáneo.

Y el empate fue momentáneo ya que un par de minutos más tarde, Juan Gabriel Calderón sancionó una pena máxima a favor del conjunto erizo, luego de que Geancarlo Castro chocase contra Ricardo Blanco, el encargado de cobrarlo fue Jonathan Moya quien con un potente remate venció a Aarón Cruz y con su doblete puso el 2-3 definitivo.

Luego de esta victoria los manudos alcanzan los 28 puntos y siguen superlíderes, por el lado saprissista se quedan con 17 puntos en la tercera posición del grupo B, eso sí con un partido menos. En lo que respecta al próximo encuentro de ambos conjuntos, los erizos recibirán el próximo sábado al Club Sport Cartaginés en el Alejandro Morera Soto, mientras que los muchachos de Walter Centeno recibirán al Pérez Zeledón en el mismo escenario de esta noche a las 11:00 a.m. el próximo domingo.

Ronald Bonilla Arias
Latest posts by Ronald Bonilla Arias (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *