Durante todos los años de su existencia, el ser humano ha ido aprovechando los recursos naturales y extinguiéndolos poco a poco. Homo Sapiens, traducido del latín, significa Hombre Pensante y es la única especie de los Homo que no se ha extinguido; no podemos decir lo mismo de las demás especies animales y vegetales que han compartido el planeta Tierra con estos.

Desde la caza, pasando por la creación de civilizaciones indígenas, conquista y reformación de las regiones del mundo, hasta la evolución humana y la acelerada industrialización; los humanos han desarrollado capacidades incomparables de adaptación que involucra la utilización de todos los medios y recursos disponibles: tierra, aire, agua, magma y seres vivos.

Si bien es cierto, la evolución es necesaria para la supervivencia; pero, la utilización de los recursos del planeta Tierra tiene que ser inteligente para lograr nuestra permanencia en la misma. El planeta se regenera, como lo ha hecho durante miles de millones de años. No les puedo garantizar la capacidad de regeneración del ser humano, aun siendo el ser más inteligente que se haya conocido en toda la historia.

La explotación minera, tala excesiva de bosques, contaminación de aguas, pesca y caza ilegal son algunas de las razones de la disminución de hábitats, y, por ende, la extinción y disminución de especies animales y vegetales en todo el mundo. Hay más de 100 especies animales y vegetales extintas, y muchas más a punto de extinguirse, todos por culpa de una “especie superior”.

Leer más: nacer mujer en costa-rica

La emisión de gases (producidos mayoritariamente por industrias petroleras) que ocasionan el efecto invernadero es la principal causante del sin número de “anomalías climáticas” que se han presentado con el pasar de los años, por ejemplo, los incendios forestales masivos, los huracanes desgarradores y las inundaciones resultantes del derretimiento de los polos. De manera acelerada, el calentamiento global se acerca a los 2 grados Celsius.

Los animales y las plantas extintas, no volverán.  El suelo, el aire ni el agua que ha desaparecido o está contaminada se podrán usar de nuevo. Los recursos, que alguna vez consideramos como “renovables”, ya no lo son, nunca lo fueron. El ser humano se ha enfocado en destruir cada parte del planeta donde vive, y no se va a detener hasta acabar con él, si no es que acabamos con nosotros mismos primero.

¿Es acaso cuando no tengamos qué comer ni dónde vivir que nos preocuparemos realmente por intentar salvarnos?

Todos venimos a este mundo con un propósito. ¿Qué tal hacer de nuestra estadía más amigable con el Planeta Tierra? Ayudar al planeta no significa que, con mis acciones o las de todos, se logrará “salvarlo” de su destrucción. Ayudar al planeta con acciones inteligentes significa prolongar la permanencia de la raza humana como tal. Estamos cavando nuestras tumbas, pero parece que no nos importa ni siquiera eso.

Glendy Pérez
Latest posts by Glendy Pérez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *