• El orden táctico del Sporting, complicó a un equipo de Coronado que se mostró débil e impotente.

El estadio Ernesto Rohrmoser abría la fecha número cuatro del campeonato femenino, con el encuentro entre las josefinas de Sporting FC y el equipo coronadeño.

Primer Tiempo.

Arrancaba las acciones, tras rodar la pelota en el césped sintético del estadio Ernesto Rohrmoser con una noche fría, espectacular para la práctica del fútbol.

En 11′ minutos de la primera mitad, el peso del juego lo llevaba el equipo del Sporting, el cuadro lechero demostró muy poco en los primeros minutos del encuentro. Con el transcurrir del cotejo, se hizo mayor el dominio local, el cuadro coronadeño llevaba un cuarto de hora de correr detrás del balón, defendiendo los embates de las josefinas.

En 21′ minutos, llegó la argentina Betina Fernanda a meter en problemas al cuadro lechero, ya que sacó un remate que se estrellaba en el horizontal, y este apagaba el grito de gol de las josefinas, una anotación que habría sido merecida por lo que demostraban en la cancha las vestidas de negro.

En los pequeños destellos que podía demostrar Coronado, en 24′ minutos estuvo a punto de poner el marcador a favor, después de un horror de la guardameta del Sporting estrellando el balón en el cuerpo de la delantera coronadeña, dejando una oportunidad clara que terminaba en la lesión de María Duarte, la número 14 del conjunto lechero, cuando se jugaba el físico por el balón.

En 46′ minutos de la primera parte, la tónica del juego fue lo mismo de los primeros 15 minutos del cotejo, dominio total del Sporting contra los destellos que podía mostrar en ciertos momentos las jugadoras de Coronado, terminando la primera parte igualadas a cero.

Las jugadoras coronadeñas sufrieron durante toda la primera mitad los constantes ataques del Sporting. Fotografía: Prensa Sporting FC.

Segundo Tiempo.

Si bien el peso del juego era de las locales, al saltar de vuelta al terreno de juego por la segunda mitad, el técnico josefino optó por hacer algunos ajustes en su 11 inicial.

Un minuto de juego y llegó la polémica, tras una falta en el área que la referí no vio como penal a favor del Sporting, ante los reclamos y gritos del cuerpo técnico de casa, la acción quedó como un choque normal del juego.

En 55′ minutos se daba el tercer cambio del Sporting, entraba Daniela Mesén ante la lesión que sufrió Rodríguez, defensa número dos de las locales, en un choque bastante fuerte en la luna del área defendida por Gabriela Valverde.

Así mismo como Coronado tuvo su oportunidad por un error de la guardameta, de esa misma forma le llegó la oportunidad a Sporting, que ante el gravísimo error de la portera lechera, no pudieron aprovechar la oportunidad terminando la jugada en falta a favor de Coronado.

La segunda mitad llegó con un Coronado más profundo y con un poco más de ideas, sin embargo las acciones más claras las había tenido el cuadro vestido de negro.

Media hora de partido en la segunda parte y parecía de película lo que pasó en Rohrmoser, porque a pesar de ser más peligrosas y tener el peso del juego a su favor, el gol se le negaba a las josefinas.

Y en 34′ minutos del complemento, las josefinas fueron recompensadas luego de trabajar durante todo el juego, llegaba la justicia divina, dicho por las jugadoras suplentes, golazo de la jugadora Rachel Montes, después de un zapatazo que tiraba una raya imposible de atajar para la guardameta coronadeña. Un gol que en el epílogo del juego sentenciaba lo que era una victoria del equipo del Sporting FC.

Se acabó el partido entre abrazos y felicitaciones de las ganadoras al demostrar que fueron mejores en todo el encuentro.

Josué Castro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *