Cristel Sandí García, nacida en Guachipelín de Escazú un 23 de enero, es conocida por su increíble pierna zurda, calidad y carácter en la cancha defendiendo los colores del equipo de Dimas Escazú.

A sus 22 años es una de las líderes del camerino de un equipo candidato en cada torneo al título nacional.

Cristel desde que tiene memoria es amante al balompié, la poesía, la lectura y las películas de terror aunque asegura que es muy miedosa. Además, menciona que antes de morir quiere ir a un concierto de Coldplay que es su banda favorita.

Una mujer perseverante, trabajadora y con un carácter fuerte es como se describe, con una historia de amor por los colores de Dimas Escazú y por el fútbol digna de conocer.

Cristel Sandí, imagen prensa Dimas Escazú.

¿De dónde nace el gusto al fútbol?

– Desde que tengo memoria me gusta el fútbol, jugaba en el Kinder, en la escuela, en el barrio, en un planché, siempre he jugado. Además, una tía jugaba fútbol y siempre la acompañaba a verla jugar fútbol sala.

¿Cómo fue el proceso para llegar a primera?

– Mi profesor de física me veía jugar con mis compañeros y me habló de unas pruebas en el equipo de Saprissa FF, pero como era muy pequeña no podía ir porque mi papá no estaba muy presente y mi mamá tampoco podía, un tío me llevó, en ese entonces el entrenador era Alejandro Pacheco, pasé seis meses y no sabía nada de fútbol, porque hasta ese momento solo ‘mejengueaba’.

Mi tío después de un tiempo habló con el entrenador que si me iba a tomar en serio y que si me tenían en cuenta en el equipo y le respondió que no siguiera, que no tenía potencial y que no me iban a tomar en cuenta. Yo me desilusione y pensé que no era lo mío.

Hasta que unos amigos que entrenaban en el equipo Juventud Escazuceña nos fuimos a jugar antes de que ellos entrenaran y el guarda del lugar nos vio y se acercó y me preguntó si yo jugaba en algún equipo, a lo que yo le dije que no y él me habló del equipo femenino de Escazú, yo ni siquiera sabía que había un equipo, al día siguiente fui y Geovanni era el técnico y me acuerdo que hice un pase largo y Geovanni me habló y el primer día que fui me mandaron de una vez a entrenar con el primer equipo.

En ese momento tenía 16 años y me costó mucho adaptarme porque soy muy tímida, aunque siempre trataron de integrarme duré como tres meses en soltarme.

¿Siempre recibió apoyo o fue complicada la convivencia por su gusto al fútbol?

– El profe de física siempre me apoyó, mis compañeros también aunque no faltaban los que se picaban y ya trataban de jugarme brusco. Tenía un par de mejores amigos con los que también siempre jugaba. Las compañeras era como las más complicadas porque algunas me trataban de marimacha pero eso nunca me importó.

¿Era buena estudiante?

-Creo que era una buena estudiante pero muy perezosa, prefería jugar fútbol que hacer la tarea.

¿Alguna anécdota que recuerde de la escuela o colegio?

– Recuerdo que el profe de física también daba clases en un colegio privado y nos llevaba a jugar contra ese colegio y habían muchachos muy guapos y todas mis compañeras me decían que, qué dichosa yo porque saluda o le daba la mano a ellos. Es una anécdota que me da mucha risa.

También recuerdo que íbamos a jugar un torneo y no pasé un examen y el profe me castigó y no me dejó jugar el torneo, me dijo que primero era el estudio, yo le rogué, lloré pero aún así no me dejo jugar y yo tenía demasiadas ganas de participar.

Dimas Escazú vs Coronado, imagen prensa Dimas Escazú.

¿ Hay alguna jugadora que la inspire o admire?

– Me encantaría compartir cancha con Katherine Alvarado es una jugadora que admiro y me gusta mucho como juega, la técnica es muy buena y sin duda me gustaría compartir cancha con ella.

¿Algún sueño por cumplir?

– Tengo dos, jugar un mundial y jugar en el extranjero, ser legionaria.

¿Algún sueño fuera del deporte?

-Me gustaría escribir un libro.

¿Ya tiene una idea para realizar el libro?

– Tengo varios poemas escritos, no tengo título para el libro, pero me gustaría como hacer una libreta de poemas para empezar.

¿Se considera romántica?

-Si demasiado romántica, soy muy pega.

¿Cuál sería su mensaje para aquellas niñas o niños que quiere ser deportistas?

– Que trabajen y que no se cansen de mejorar. Detrás de un buen deportista hay siempre trabajo y constancia, el talento no basta siempre tiene que haber trabajo y dedicación.

Ahora que el torneo llegó a su fin, Cristel piensa prepararse para estar en óptimas condiciones para el arranque de la próxima campaña aunque no descarta darse una escapada a la playa.

Josué Castro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *