El Imperio Inca: Valle Sagrado

Al llegar a Cusco en Perú, se siente otra vibra; pero no de las malas, sino una vibra retumbante que nos recuerda a las civilizaciones Incas antepasadas. El Siglo XV quedó atrás en la historia, pero para los habitantes cusqueños el pasado representa el presente y el futuro.

Cusco es la capital histórica del Perú ¡Y bien ganado tiene ese puesto! Desde 1983 este pueblito es protegido por la Unesco ya que en algún momento fue la capital del Imperio Inca, y ahora es reconocido por los muchos restos arqueológicos y arquitectura colonial española. De hecho, Cusco tiene una parte totalmente turística colonial y otra parte resguardada que nos hace volver al pasado.

Emprendemos nuestro viaje al Valle Sagrado, son casi 64 kilómetros de recorrido, pero con varias “paradas” que armonizan el periplo. Pasamos por el gigantesco rio Wilkamayu o Urubamba que es el río sagrado de los Incas, es uno de los principales de todo el país ya que desemboca en el mismísimo Rio Amazonas.

Fotografía por: Glendy Pérez

Leer más: https://laagendacr.com/77-casos-nuevos-de-covid-19-cifra-total-asciende-a-1538-registrados/

Al subir unos cuantos kilómetros llegamos al centro arqueológico de Pisac donde se respira a 3448 msnm, se pueden apreciar los restos de una civilización Inca de nobles y pueblerinos con sus cabañas hechas de piedra, espacios para sembradíos kilométricos, cuevas de tierra que utilizaban como tumbas y fosas para ceremonias matrimoniales o fúnebres.

Si bajamos la montaña, literalmente Cusco está hecho por montañas, llegamos a la ciudad de Ollantaytambo donde las ruinas de una civilización antigua de los Incas detallan cada momento vivido allí. Para llegar al sitio arqueológico se tienen que subir 240 escalones de piedra hechos por los antiguos pobladores ¿Se imaginan tener que bajar y subir esos escalones todos los días para llegar a la casa?

Durante la visita se pueden observar las grandes piezas de piedra talladas a la perfección, las ruinas que fueron en algún momento casas y las edificaciones en las altas montañas donde guardaban su comida para que se mantuvieran frescas con un perfecto método de ventilación. Para bajar de los templos, también se necesitan llenar de aire los pulmones para descender por 240 escalones más.

Leer más: https://laagendacr.com/costa-rica-sera-un-destino-solicitado-cuando-pase-el-covid-19/

Encaminados a la última parada: Chinchero. Donde un grupo de indígenas quechuas nos reciben con sus pintorescos trajes y sus mascotas alpacas, recibimos un taller de textiles y tintes autónomos del lugar. Es aveces imposible de creer, que estas mujeres se dediquen desde pequeñas a crear todo tipo de materiales para la limpieza del hogar, belleza femenina y fabricación de ropa y recuerdos; todo con materiales 100% orgánicos. Dedican alma, vida y corazón en la creación de maravillosas obras de arte, mientras los hombres se dedican meramente a la agricultura de maíz, cientos de tipos de papas y otras hiervas como la coca, la menta y el eucalipto.

Chinchero, además de ser una ciudad indígena todavía, también tiene recuerdos de lo que fue una civilización indígena conquistada por los españoles. La Iglesia de Chinchero o el Templo de Nuestra Señora de la Natividad es una reliquia colonial que aún tiene las imágenes religiosas traídas desde España en el Siglo XVII, este es uno de los primeros edificios católicos construidos en todo Perú. 

Fotografía por: Glendy Pérez

El camino al Valle Sagrado es una parada obligatoria si se aventura en las montañas de Cusco en Perú. Nos remonta a un pasado de oro cuando el Imperio Inca reinaba en Suramérica, pero también acarrea una historia de conquista del país europeo y una lucha incesante de la sangre indígena. Maravillosa experiencia para vivir.

Powered by Rock Convert
Glendy Pérez
Latest posts by Glendy Pérez (see all)