• El vicepresidente Álvaro García Linera también anunció su renuncia.
  • “Esto es un golpe de Estado”, dijo Morales.

En la tarde de este domingo 10 de noviembre, por medio de una conferencia de prensa, el presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció su renuncia a la presidencia tras el aumento de la tensión política en el país sudamericano, luego de que el comandante de las Fuerzas Armadas de Bolivia, Williams Kalimán, sugiriera al mandatario renunciar por el bien de la paz.

A la presión de los grupos militares se sumó la declaración de la Organización de Estados Americanos (OEA) quien también sugirió la renuncia de Morales tras encontrar irregularidades en las elecciones que se llevaron a cabo el pasado 20 de octubre.  

La página oficial de la OEA, publicó un documento de 13 páginas en donde concluye que por la existencia de actas físicas con alteraciones y firmas falsificadas que “impactan la integridad” del proceso, el consejo auditor no puede validar la elección.

informe completo de la OEA : http://www.oas.org/documents/spa/press/Informe-Auditoria-Bolivia-2019.pdf

Antes de anunciar su salida, Morales afirmó que “esto es conspirar contra la democracia, esto es un golpe de Estado”, y condenó a los grupos cívicos que no aceparon el diálogo propuesto por su gobierno en donde “esperaba cumplir con sus exigencias” de celebrar nuevos comicios y así calmar las manifestaciones y cesar la violencia que enfrenta el país desde el anuncio de los resultados electorales, que dieron como ganador a Morales sobre el opositor Carlos Mesa.

Foto: Jorge Bernal /AFP.

Según la Constitución Boliviana del 2009, ante la renuncia de un presidente, el mando del Estado caería en manos del vicepresidente. Sin embargo, en esta misma conferencia, acompañando a la renuncia de Evo Morales se hizo efectiva la dimisión del vicepresidente Álvaro García Linera.

“No vamos a reestablecer el orden constitucional en base a la sangre y al fuego” declaró García Linera, quien además ocupaba el cargo de presidente de la Asamblea Legislativa, al que también renunció.

Poco antes del anuncio, la Fuerza Aérea reportó que Evo Morales habría abandonado Bolivia con rumbo a Argentina, justificándose en la solicitud de un plan de vuelo para que el avión presidencial sobrevolara el espacio aéreo argentino.

 Morales decidió convocar a nuevas elecciones nacionales “para que mediante el voto se permita al pueblo boliviano elegir democráticamente a sus nuevas autoridades”, e indicó que en las próximas horas la Asamblea Nacional de Bolivia establecerá los procedimientos para la renovación del Tribunal Supremo Electoral, según informó la Agencia Boliviana de Información (ABI).

Ahora, el Senado tendrá que tomar la decisión de aceptar o denegar la renuncia de Evo Morales. En caso de aceptarla, la presidencia de Bolivia la asumiría Adriana Salvatierra Arriaza, presidenta del Senado.

Luis Estrada

estradaarce57@gmail.com

Powered by Rock Convert

One thought on “Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia ante la presión de las fuerzas militares”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *