• La nueva Ley incorpora la inscripción en el Registro Único Tributario como requisito para importadores y exportadores.

Este miércoles, Elian Villegas, ministro de Hacienda defendió los alcances del Proyecto de Ley 22.364, enviado al Congreso a mediados de diciembre 2020, con el fin de reformar y actualizar la Ley General de Aduanas, vigente desde 1995. Esto en comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Legislativa.

Este proyecto atiende uno de los acuerdos tomados en las mesas de diálogo multisectorial organizadas por el Poder Ejecutivo y tiene como propósito fortalecer la lucha contra la defraudación de impuestos y el contrabando. Asimismo, busca facilitar el comercio y reforzar los mecanismos de gestión por riesgo aduanero, lo que contribuirá a aumentar la eficiencia en la detección de posibles ingresos irregulares de mercancías.

La reforma establece nuevas sanciones por el incumplimiento de obligaciones en materia aduanera y redefine el concepto de contrabando, esto redundará en un incremento de las importaciones formales y en una mejora de la recaudación. En su exposición ante los legisladores, Villegas se refirió tanto a los alcances del proyecto como a las acciones que viene ejecutando el Servicio Nacional de Aduanas para mejorar los controles y la recaudación de impuestos, estimada en ₡1,3 billones (3.8% del PIB) por año.

Dentro de los puntos comentados por el ministro se encuentran: la reciente firma del Reglamento al Código Aduanero Uniforme Centro Americano (Recauca IV),  que permitirá solventar la disparidad con la región centroamericana; una mayor verificación de inscripciones de importadores y exportadores, el aumento en el uso del marchamo electrónico; la puesta en marcha de la subasta electrónica de mercancías a partir de este mes y la mejora en el servicio de atención por medio de la nueva plataforma denominada Aduana Fácil, que se implementó el 8 de marzo.

El Jerarca destacó el trabajo que se viene realizando en el Centro de Inspección Remoto (CIR) y del escaneo obligatorio en todas las exportaciones, de piña y sus derivados, como resultado del trabajo conjunto con el sector privado.  También, se refirió al combate al contrabando que viene haciendo la Policía de Control Fiscal (PCF) lo que permitió decomisar más de 65 mil unidades de mercancías entre cigarrillos, enlatados, alimentos y licores, en el primer bimestre del año.

Entre las modificaciones más importantes, la nueva Ley incorpora la inscripción en el Registro Único Tributario (RUT) como requisito para importadores, exportadores y auxiliares de la función pública aduanera, así como la obligación de estar al día en el pago de impuestos ante Tributación y en las cuotas obrero-patronales, lo que permitirá un mejor control de las obligaciones tributarias que deben atender estos sectores.

Adicionalmente, como parte de los incentivos para la reactivación económica del país se considera la figura del pago diferido de la Obligación Tributaria Aduanera para materias primas y bienes de capital, brindando la posibilidad de pagar los impuestos un mes después sin que se carguen intereses. Las empresas beneficiarias deberán rendir una garantía global.

Keylor Esquivel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *