• Iniciativa busca el desarrollo de la acuicultura como una alternativa sostenible para comunidades costeras.

Como parte de las ayudas que el gobierno ofrece a las personas en el sector del Golfo de Nicoya, esta semana inicio la siembra de las primeras 300 mil semillas de ostras, impulsada por organizaciones de pescadores de Costa de Pájaros, isla Venado e isla Chira.

El inicio de este proyecto se enmarca en un megaproyecto país en el que participan la Universidad Nacional, el Instituto Mixto de Ayuda Social, el Ministerio de Ambiente y Energía, el Instituto Nacional de Aprendizaje, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura, con el objetivo de desarrollar la acuicultura como una alternativa sostenible para comunidades costeras y para la dinamización de sus economías.

Foto: Casa Presidencial

En el caso de  la construcción de estas tres granjas ostrícolas –que benefician  a 25 familias, muchas de ellas lideradas por mujeres- el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) invirtió ₡82 millones, como parte de los esfuerzos por impulsar la maricultura en la zona del Golfo de Nicoya.

De igual manera, El Laboratorio Nacional de Producción de Semilla de Ostras (LANPSO), Estación de Ciencias Marinas y Costeras de la Universidad Nacional (ECMAR-UNA), ubicado en Punta Morales, suministrará cada mes 100 mil semillas a cada agrupación. Se proyecta que en la fase inicial al menos el 30% de esta siembra llegue a la talla comercial (65 mm) en un período de 9 meses. 

“La reactivación laboral que impulsamos en el país busca balancear los resultados económicos, sociales y ambientales en la vida de las familias. La producción de estas granjas contribuirá a mejorar la calidad de vida de muchas familias que son parte de una estrategia para la lucha contra la pobreza que, en nuestras comunidades costeras, debe ser un puente de reactivación económica y empleos “azules”, es decir vinculados al buen uso de nuestros recursos marítimos”, comentó Juan Luis Bermúdez. el ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social y presidente ejecutivo del IMAS.

Para este proyecto, se han sumado expertos de otras instancias claves mencionadas anteriormente para un desarrollo ordenado en la formalidad, que les permita a las agrupaciones ofertar un producto de alta calidad e inocuo, un producto que incluye en su valor agregado responsabilidad social y ambiental.

Kedy Chavarría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *