• Kellogg’s® apoya a comunidades vulnerables mediante una donación de más de 15 mil porciones de cereales al Banco de Alimentos de Costa Rica. 

Kellogg’s® busca ser parte de las familias costarricenses, para que cada día puedan empezar con la mejor actitud, su propósito es impulsar que este inicio de clases 2021 sea único y diferente, con la ayuda del aporte nutricional que aporta sus cereales y en compañía de los personajes de Kellogg’s: Tony, Sam y Melvin.

Los personajes de Kellogg’s forman parte de la vida de los niños en este regreso a clases.
Fotografía: Cortesía Kellogg’s

La pandemia del COVID-19 dejó a muchos costarricenses en sus hogares por muchos meses, durante ese tiempo los cereales eran parte de su compañía, y se convirtió en un alimento regular y unificador, y en familia consumían estos productos. 

Con este inicio de las clases, Kellogg ‘s busca que los niños lo mantengan presente en sus desayunos, los cuales estarán llenos de energía, esto les permitirá tener un buen desempeño en el aprendizaje. Además, estos cereales no funcionan solamente como desayuno, sino también como merienda o a cualquier hora del día. 

“Kellogg’s® ha estado por generaciones en los inicios de clases, y aunque este 2021 será distinto, Kellogg’s® empodera a los niños a través de la nutrición de sus cereales, que aportan la energía necesaria para que sigan practicando su deporte favorito y también incentiva la creatividad a través de la diversión de sus personajes”, comentó Daniel Nazario, Director General de Kellogg para Centroamérica y Caribe.

Kellogg ‘s durante estos años se compromete con su estrategia de Responsabilidad Social, Espíritu y Corazón. Esta iniciativa regional se ejecuta de manera conjunta con los Bancos de Alimentos de El Salvador, Guatemala y Costa Rica, y se entrega un total de más de 45 mil porciones de productos Kellogg’s®, busca así crear Mejores Días en Centroamérica, y a la vez aportar acciones para un mundo bueno y justo donde las personas no solo estén alimentadas, sino realizadas y satisfechas.

“En el Banco de Alimentos de Costa Rica, tenemos como objetivo primordial proporcionar alimentos y productos de primera necesidad a las personas que se encuentran en exclusión y riesgo social; ante la emergencia que estamos viviendo es esperanzador que empresas como Kellogg se unan a nuestra causa, apoyando a niños y niñas que en estos momentos es cuando más nos necesitan”, comentó Francia Linares, Directora Ejecutiva del Banco de Alimentos de Costa Rica.

Este año será diferente a otros, este inicio de lecciones se deben seguir los nuevos protocolos, estaremos más distantes con los que queremos, pero lo que no cambiará será el valor nutricional y el sabor ofrece Kellogg ‘s, que seguirá formando parte de cada día de las familias costarricenses. 

Claudia Gonzalez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *