• Después de una sequía de siete años, Alajuelense regresa a lo más alto.

El 20 de diciembre del atípico año 2020, es un día que la afición manuda recordará siempre, ya que se gestaba en el Alejandro Morera Soto lo que por siete años el equipo rojinegro venía luchando torneo a torneo, y por fin llegó.

La anhelada copa numero 30 llegó de la mano de un proceso, acompañado de un regreso de una figura que representaba el riñón rojinegro que muchos aficionados criticaron en su momento. Bryan Ruiz, Álvaro Saborío, Leonel Moreira, Adolfo Machado y las jóvenes figuras que se convirtieron en estrellas, como el caso de Jurguens Montenegro, Alonso Martínez, Barlon Sequeira y Fernán Faerron que encontraron el camino correcto, de la mano de un entrenador como Andrés Carevic, que con humildad cumplió lo que una vez prometió.

Anotación de Jonathan Moya, estadio Alejandro Morera Soto. Fotografía: Prensa Unafut.

Así mismo llegaron las palabras del gerente deportivo Agustín Lleida, que confió siempre en el proceso de su amigo Andrés Carevic, después de coronarse campeón del apertura 2020.

“Ya lo habéis conocido a Andrés, creo que si lo hubiéramos sacado antes del proceso no hubiésemos sido campeones en parte es gracias al trabajo de él”, expresó el gerente deportivo Agustín Lleida.

Sumado a las felicitaciones y el agradecimiento al técnico argentino, externo el agradecimiento a todas las partes que hacen la institución rojinegra.

Añadió también, que fueron momentos difíciles y que noches de insomnio tuvieron que pasar para llegar a la alegría de ser los monarcas del Apertura.

“Por mi mente paso mucha satisfacción, paz, porque fueron muchas noches de insomnio, muchas decisiones que tomar difíciles y quiero agradecer a mi familia, la verdad hace 10 años nos fuimos de España por buscar cosas como estas”, señaló Lleida.

Después de tanto tiempo, el último mensaje del equipo rojinegro fue dar gracias a la afición por creer, esperar y apoyar de principio a fin al equipo en un emotivo video subido a redes sociales después de alzar la copa.

Josué Castro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *