Después de la tormenta, viene la calma. Para algunos esta frase es cliché y de adorno, pero personalmente he experimentado que es verídica. Durante la tormenta, se pueden aprender muchas cosas.

Leer más: Banco Promérica se une a la lucha económica en el fútbol nacional por el Coronavirus

Por esto, es importante considerar lo que este distanciamiento social y “encerrona” nos ha hecho a los humanos. Aparte de darnos más tiempo para nosotros mismos y encontrarnos como individuos, también nos da la oportunidad de agradecer por lo que tenemos a nuestro alrededor, que normalmente pasa por desapercibido.

¿Quién no ha extrañado darle un fuerte beso y abrazo a una persona cercana? Llámese pareja, familiar, amigo, conocido… los detalles más simples son transmitidos por el contacto humano. Todos de alguna manera necesitamos de ese calor humano.

¿Quién no ha notado lo ajetreada que es la vida y lo que hemos dejado atrás? Desde gastar horas en presas para transportarnos, o inclusive, no tener tiempo de almorzar o dejar de compartir con los más cercanos por ser adictos al trabajo. Darse un respiro es importante para vivir.

 ¿Quién no ha percibido las innumerables trabas insignificantes que nos decíamos a nosotros mismos? No voy a leer este libro porque “no tengo tiempo”, no voy a iniciar clases de danza, canto, pintura, porque “lo dejaré como meta del otro año”, no voy a aprender otro idioma porque “todavía no lo necesito”, no voy a arreglar este problema con alguien porque “nos falta mucho por vivir”. El tiempo es un disfraz, es una traba que nos encapsula. 

¿Realmente necesitábamos un “reseteo” para descubrir los secretos que tiene la vida? ¿Es verdaderamente esta situación global una oportunidad para que el ser humano finalmente logre vivir?

Tenemos por delante muchos días de trabajo arduo para asegurarnos que el mundo salga avante de esta crisis sanitaria y económica; pero también asegurémonos que durante este tiempo logremos aprender a ser las mejores versiones de nosotros mismos. Aprovechar el tiempo para hacer eso que nunca pude: acercarme del que me alejé, crecer como persona, innovar profesionalmente, ayudar a los demás, ser libre, ser una persona feliz y completa.

Powered by Rock Convert
Glendy Pérez
Latest posts by Glendy Pérez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *