Hoy 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Correcto, además del día internacional de las mujeres (que es una celebración), se tiene un día destinado únicamente a conmemorar las muchas mujeres que han sido víctimas de violencia y, además, para luchar en contra de todos los actos violentos hacia las mujeres; pero, aun así, el país y el mundo entero estará cerrando el año 2020 con números sumamente preocupantes en esta área.

Basta con ver los números alarmantes de Costa Rica, que son datos públicos que el Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU) publica constantemente:

  • 50 mujeres han muerto de forma violenta y se encuentran en investigación.
  • 3830 denuncias por delitos sexuales hacia menores de edad, recibidas hasta el 30 de septiembre.
  • 11 mujeres han sido víctimas de feminicidios.
  • 2044 casos de violencia doméstica recibidos por informes policiales, los cuales han aumentado en comparación al 2019.

Y si considera estos datos espantosos, solo démosle un vistazo a los datos mundiales, los mismos proporcionados por la Organización de las Naciones Unidas para las mujeres (ONU Mujeres):

  • 137 mujeres son asesinadas por un familiar cada día.
  • 243 millones de mujeres y niñas han sido maltratadas por sus parejas en el último año.
  • Menos del 40% de las mujeres que son víctimas de violencia buscan ayuda en las autoridades.
  • Durante la pandemia, las líneas de emergencia han recibido 5 veces más llamadas relacionadas a violencia doméstica contra mujeres.

Es lamentable admitirlo, pero, ser mujer es un desafío gigantesco en un mundo mayoritariamente dominado por los hombres. Y no estamos hablando de problemas de este año, porque las mujeres hemos sido violentadas (considerando todo lo que significa esa palabra) desde el principio de la historia misma, y aun en el Siglo XXI seguimos siendo una población con mayor riesgo a sufrir cualquier tipo de violación a nuestros derechos.  

Leer más: una hoja o un billete

Desde que nacemos mujeres nos enfrentamos con situaciones que un hombre muy pocas veces enfrentará, es solo cuestión de llegar a la adolescencia para que empiecen a vernos como un objeto (si tenemos suerte, porque algunas niñas fueron ultrajadas desde antes y no pudieron llegar a contar esta historia), es solo cuestión de iniciar a laborar para que nos paguen menos por el simple hecho de ser mujeres o que nos desprecien por quedar embarazadas durante la vida profesional, es solo cuestión de dejar a nuestra pareja sentimental para que esta cobre venganza y venga a cazarnos…

Y aunque las mujeres seguimos en la lucha después de tanto tiempo, esta batalla no debería ser peleada únicamente por las personas que han sido violentadas, sino por todas aquellas que nos identificamos con su dolor y esto incluye a hombres y a mujeres. Todas las personas, indiferentemente de su sexo o ideología, deberían levantarse a pelear por nuestros derechos para evitar que más sangre sea derramada por actos violentos en contra de las mujeres.

Solo luchando todos juntos se pueden asegurar las vidas de nuestras hermanas, madres, hijas, sobrinas, abuelas, amigas, vecinas… alrededor de todo el mundo. ¡Vivas nos queremos! ¡Esta lucha es por todas nosotras!

Glendy Pérez
Latest posts by Glendy Pérez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *