• El aumento de alquiler no puede exceder el Índice de Precios al Consumidor y los alquileres que se cobran en dólares no pueden aumentar.

Es común que con el cambio de año quienes rentan una casa o un apartamento vean la mensualidad subir un poco, porque cada año los caseros ajustan el precio de los alquileres. Sin embargo, según la Ley 7527, Ley General de Arrendamientos Urbanos y Suburbanos, este aumento no puede ser antojadizo. 

El abogado Benjamín Gutiérrez, de BG&A Abogados, explica que para calcular este ajuste anual se debe tener en cuenta que por Ley los contratos de arrendamiento de unidades habitacionales son de mínimo tres años, por lo cual el aumento de la mensualidad luego del primer año de contrato debe ser igual o menor a la tasa de inflación de los 12 meses anteriores al vencimiento del contrato.

Es decir, el aumento anual de la mensualidad correspondiente al alquiler de casa de habitación no puede ser mayor al Índice de Precios al Consumidor (IPC) que publica el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) a mediados de diciembre de 2020 o principios de enero de 2021.

Cumplido el plazo del contrato, la mensualidad se puede negociar entre el propietario de la casa y la persona que alquila. “Por ejemplo, usemos el ajuste que rige para este 2020. De acuerdo con el IPC, cualquier persona que esté rentando una casa en esos primeros tres años de contrato tendrá un aumento máximo de 1.52%, pues el IPC (a diciembre de 2019) corresponde a este porcentaje”, dice el especialista. 

Además, Gutiérrez señala que a quienes les cobran el alquiler en dólares estadounidenses o cualquier otra moneda extranjera no les pueden subir la mensualidad en ningún caso, pues “la Ley reconoce que la apreciación de la moneda es suficiente”.  

Se debe tener cuidado para no ser víctima de un cobro abusivo. Foto: Internet.

¿Qué hacer en caso de que suban mi alquilar más allá de lo que estipula la Ley? Tenga en cuenta que cualquier aumento de la mensualidad mayor a lo permitido por Ley es ilegal; en caso de que su casero así lo haga, usted tiene dos opciones para impedir el abuso:

  • Avisar por escrito al casero: Continuando con el ejemplo del ajuste del 2020, a través de un medio escrito, sea una carta o un correo electrónico, usted le puede informar a su casero que le ha depositado la mensualidad acordada en el contrato más el ajuste del IPC autorizado por el INEC (1.52% en este momento).
  • Acudir al juzgado civil: Según su lugar de residencia, usted puede acudir al juzgado civil más cercano y gestionar una consignación de alquiler. Esta opción es recomendable cuando su casero no le acepta el pago de la mensualidad de acuerdo con lo estipulado por Ley, debido a que:

“Puede que el arrendador le diga que no acepta el pago a menos de que incluya un ajuste mayor y si el inquilino no paga porque el casero no aceptó el dinero, el inquilino estaría incurriendo en un incumplimiento de contrato que eventualmente le puede significar un desalojo”, explica el abogado.

Al acudir al juzgado civil, usted está asegurando su cumplimiento con el pago de acuerdo con lo que señala el ordenamiento jurídico.

Los contratos verbales tienen la misma validez. Aunque en las zonas urbanas es común que los contratos de alquiler sean por escrito, en las zonas más rurales lo usual es que sean “un acuerdo entre vecinos”.

El especialista de BG&A comenta que estos contratos verbales tienen la misma validez que un acuerdo escrito, por lo tanto, para efectos del aumento de la mensualidad, deben respetar todas las condiciones que regula la Ley, tales como el tiempo mínimo de arrendamiento de tres años. 

“Lo recomendable es que haya un contrato escrito, pero en caso de que no haya, lo que se debe probar es la fecha de inicio del acuerdo de alquiler y la manera más sencilla de probar esto es guardando los recibos del pago de mensualidad”, dice Benjamín Gutiérrez. 

Por último, recuerde que el aumento de la mensualidad del alquiler es potestativo. Esto quiere decir que si las partes acordaron no subir la mensualidad anual entonces no habrá aumento. Pero si acordaron subir la mensualidad, el aumento no puede ser mayor al IPC sin importar lo que hayan firmado el arrendador y el inquilino. 

Si en su contrato de arrendamiento no se indicó que todos los años se ajustaría el monto del alquiler, de acuerdo a lo permitido por Ley, entonces se entiende que al precio acordado en ese contrato no subirá hasta que el contrato caduque después del plazo convenido, que no puede ser menor a tres años, cuando tendrán la oportunidad de renegociar el monto de un eventual nuevo contrato. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *