Buena higiene bucal contribuiría a disminuir la resistencia antimicrobiana

  • Pacientes deben seguir el tratamiento tal cual lo indica el odontólogo.

El lavado correcto de los dientes, el empleo de hilo dental y enjuague bucal pueden reducir significativamente la aparición de bacterias causantes de caries e infecciones asociadas a la enfermedad periodontal. Razón por la cual, preocuparse por mantener una buena higiene bucal es una de las prácticas que podría ayudar a disminuir la resistencia antimicrobiana.

Los antibióticos son necesarios para tratar infecciones potencialmente mortales. No obstante, hay bacterias que son resistentes a estos antibióticos por lo que causan infecciones que no se pueden curar.

 La resistencia a los antimicrobianos es hoy una amenaza latente para la salud pública, ya que provoca enfermedades más prolongadas, mayores tiempos de estancia en el hospital y grandes índices de mortalidad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año mueren 700.000 personas por esta causa en el mundo.

Ante esta realidad, el Colegio de Cirujanos Dentistas de Costa Rica (CCDCR) hace un llamado de conciencia a la ciudadanía para asumir su responsabilidad en el tema con prácticas de autocuidado como el mantener una buena higiene bucal.

Imagen de archivo

“La población debe comprender que el problema de la resistencia antimicrobiana nos compete de todos. Podemos influir con sencillas prácticas como usar antibióticos solo cuando es estrictamente necesario, tomando el tratamiento completo y en la forma que fue indicado por el dentista, sin presionar al profesional para hacer una receta innecesaria y mucho menos regalando o vendiendo parte del tratamiento a un tercero”, resaltó la Dra. Carol Calvo, secretaria de la Junta Directiva del CCDCR

Disminuir el uso de antibióticos es prioridad

 La boca es un ambiente húmedo y cálido con innumerables recovecos y superficies, por lo que resulta ideal para la propagación de microorganismos. Incluso se han encontrado hasta unos 100 millones de bacterias por cada milímetro de saliva.

Una infección y su propagación a estructuras vitales se puede producir rápidamente en el caso de las infecciones dentales, lo cual puede causar afecciones potencialmente mortales, según la Federación Dental Internacional (FDI).

Ante la inminente carga bacteriana, muchos procedimientos odontológicos requieren de tratamientos con antibióticos. Datos de la FDI indican que los odontólogos emiten el 10% de estas recetas médicas que se expiden para los humanos.

Imagen de archivo

Por esta razón, el CCDCR insta a los profesionales en odontología a evaluar cada caso con detenimiento y a no abusar de la prescripción de antibióticos.

“El odontólogo juega un papel primordial en la prescripción correcta de estos fármacos para así, evitar la aparición de resistencia bacteriana. Al evaluar a un paciente, siempre se debe tener en cuenta que no todas las enfermedades inflamatorias son infecciosas, por consiguiente, algunas no ameritan ser tratadas con antibióticos”, añadió Calvo.

Es preciso recordar que siempre que se usan antibióticos, aunque sea en la forma correcta, se está contribuyendo a aumentar la resistencia de las bacterias. Por lo tanto, se recomienda, al momento de recetar, recurrir primero a opciones de menor espectro, para no emplear innecesariamente fármacos más fuertes de lo requerido y provocar la aparición de bacterias de extrema resistencia en el futuro.

Kedy Chavarría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_CRSpanish