Científicos impulsan producción de agricultores en Oreamuno

Foto: Agenda CR / Cortesía CIB

  • Se donaron 10 mil vitroplantas a productores.

El Centro de Investigación Biotecnológica (CIB) en conjunto con el Tecnológico de Costa Rica (TEC), facilitaron 11 investigadores, los cuales dedicaron su conocimiento para poner en marcha la reactivación de la producción de papa en el cantón de Oreamuno. Además, estudios realizados antiguamente, encontraron que en la región de Cartago los tipos de papa Única y Floresta son los más adaptables, así que serán los modelos iniciales para el proceso.  

Leer más: Pyme de Ujarras vio en la pandemia su oportunidad de mejorar sus ventas.

 La primera etapa consistirá en la entrega de 10 mil plantas de papas desarrolladas en laboratorios. “El CIB desde su inicio ha tenido una gran tradición de apoyo a los agricultores de la zona norte de Cartago, y el Centro nació precisamente haciendo proyectos de transferencia de tecnología en papa y chayote. Entonces, este es el cultivo con el que más hemos investigado y creímos que era muy oportuno poner ese conocimiento al servicio de los productores, para apoyar en la reactivación económica del país” comentó el coordinador del grupo de investigadores, Geovanni Garro.

Esta se desarrollará en 2020 y beneficiará a 10 agricultores con mil vitroplantas, tres kilogramos de abono orgánico compuesto a base de biocontroladores y capacitación y acompañamiento.  “Ahora los agricultores muchas veces nos sentimos solos, a lo que podamos hacer. Entonces, cuando llega una institución que le ayuda se siente un gran aliento. Más que sabemos que este es un proyecto que está empezando y va para adelante” dijo el agricultor, Diego Calvo.

Para Garro, el principal valor de este proceso es el tiempo dedicado para la capacitación de cada productor, asimismo, la coordinadora del CIB, Laura Castro menciona que esta es la forma idónea para llevar al campo, los 25 años de experiencia acumulados por el centro, ofreciendo soluciones innovadoras, amigables con el ambiente y de base biotecnológica.  Se espera que para 2021 se pueda poner en marcha la segunda fase de este plan.