Costa Rica consigue un crecimiento del 48% en ventas en línea

  • Latinoamérica creció cerca de un 4%.

El comercio electrónico siempre ha estado presente en nuestra vidas, sin embargo este ámbito creció considerablemente producto de la pandemia en el último año. Según el informe de Digital Market Outlook 2020 de Statista, Costa Rica alcanzó un crecimiento del 48% de las ventas por Internet. 

Esto representa una oportunidad para la recuperación y sostenibilidad de muchas empresas, pues a pesar de que se espera que haya cierta regresión a los patrones previos al confinamiento, no van a regresar a los números anteriores, siendo una ventaja para quienes incursionen en el comercio electrónico. Según fuentes oficiales, del 2017 al 2020 las ventas en línea en el país aumentaron de ¢329 millones a ¢19.603 millones.

En cuanto a Latinoamérica, creció aproximadamente un 4% derivado del consumo masivo generado a través de los canales electrónicos, lo que generó a su vez, un promedio de nueve millones de nuevos compradores en transacciones no presenciales en la región. Según un estudio de Visa, nuevos compradores, 1 millón se situó en Centroamérica.

De acuerdo con el último informe sobre el Índice de Comercio Electrónico de Empresa a Consumidor del 2020 realizado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés), Costa Rica se encuentra en la posición 56 de 152 países calificados dentro de este ranking, lo que representa que el 23% de los usuarios de internet realizaron compras frecuentes mediante alguna plataforma digital durante la pandemia. Esto constituye una participación de 18,1% de la población total del país en el comercio electrónico; no obstante, aún falta escalar varias posiciones para considerarlo como un pilar fundamental dentro de la economía.

Este tipo de comercios, representa una oportunidad para que las Pymes aceleren su crecimiento ya que la mayoría de los ciudadanos han tenido que adaptarse a un estilo de vida en el que se depende más de los medios electrónicos para realizar incluso las compras de supermercado u otras compras de artículos cotidianos. Ya desde diciembre de 2019, las compras en páginas web de micro y pequeñas empresas en Costa Rica, había aumentado un 25%. Sin embargo, pese a ese crecimiento, en la actualidad, apenas un 10 % de las Mipymes nacionales cuentan con presencia en la web y todavía un porcentaje menor utiliza un mecanismo para vender en línea. 

“Es un hecho que el comercio electrónico llegó para quedarse y las PYMES deben adaptarse a estos nuevos cambios que trajo la pandemia y sumarse a aceptar pagos digitales, ya sea para facilitar la venta de sus productos o pago de sus servicios, como también para integrar estos nuevos mecanismos de pago a su ofrecimiento”, comenta Miguel Arocho, vicepresidente senior de Operaciones de Evertec para Latinoamérica.

Existen algunos factores que inciden en las empresas para que no den ese paso como la falta de infraestructura y logística, la desconfianza en los servicios de pago electrónico, la cual muchas veces ocurre por desconocimiento de los dueños de empresas y negocios, pero también del usuario que teme a los fraudes, lo que dilata ese paso hacia la transformación. 

Un reporte de VISA de principios de 2021, confirma que el canal de e-commerce representó el 74% del total de los fraudes cometidos en 2020 en América Latina y el Caribe. Por ello, existen empresas como Evertec, que ofrecen plataformas que centran su enfoque en ofrecer confianza y seguridad a los consumidores y dueños de los comercios, a través de sus plataformas de pago digital Placetopay, así como otros canales que pone a disposición del mercado; buscando acompañar los procesos y debidos cumplimientos regulatorios y de las marcas de las instituciones financieras en Latinoamérica.

“Los tiempos de hoy en día requieren que las empresas y comercios que operan en el mundo financiero cuenten con herramientas que le permitan monitorear sus distintos canales transaccionales con el fin de proteger sus clientes y sus negocios, tal y como RiskCenter 360”, indicó Juan Abbiati, vicepresidente senior comercial para Latinoamérica.

Antes de la pandemia, la penetración del e-commerce en Latinoamérica era del 55%, y el confinamiento aceleró el crecimiento del comercio electrónico alrededor de un 67%, crecimiento que se esperaba hasta el año 2023. La proyección que se tiene es que esos nuevos consumidores van a mantener sus hábitos de consumo a través de los canales no presenciales; por tanto, es una apuesta segura no solo para mantener operando muchos negocios sino para potenciarlos y ayudarlos a crecer, siempre que se utilicen plataformas confiables para el comprador y el comercio.

Jossette Viquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_CRSpanish