De allá y de acá

Costa Rica da inicio a una nueva etapa durante los días Covid-19. El gobierno, confiado en su pueblo y en búsqueda de la anhelada luz al final del túnel, ha aligerado las restricciones poco a poco para la reincorporación de un pueblo chiquito pero matón, ante los estragos de un asesino invisible.

Lea más: https://laagendacr.com/salud-confirma-3-nuevos-casos-y-575-personas-recuperadas/

Los ticos tienen una sola tarea: lograr acomodarse a la nueva normalidad para evitar estar encerrados más de la cuenta, que aparentemente muy mal les hace a algunos. Tenemos un dedo del pie de aquel lado, pero todo el cuerpo de este; hay que asegurarse que nadie se vaya muy de allá porque si no volvemos todos completamente para acá.

Es complicado confiar en el pueblo costarricense a ciegas, ya que la desinformación y el egoísmo son algunos de los vicios más dañinos de este país. Pero es que nadie podría estar tranquilo realmente si ve todos los días alguno, y por qué no todos, de los siguientes escenarios:

  1. Un vecino con todos sus “compas” karaokeando a mas no poder. Eso sí, en la tarde-noche o pasada la noche para “evitar levantar sospechas”.
  2. Familias enteras (entiéndase que de distintas burbujas sociales) celebrando fiestas de cumpleaños, bodas, etc.
  3. Deportistas que no pueden disfrutar de lo que les gusta (el deporte) solos y necesitan la compañía de sus +10 amigos.
  4. Parejas, amistades y conocidos que se reúnen para “aliviar el dolor de la cuarentena”.

Importante: la lista no es exhaustiva. Puede agregarle los demás escenarios de los que ha sido testigo o partícipe.

Que todos pecamos, sí. ¿Cómo sería la vida si no? No hay nadie 100% limpio, pero sí hay unos más sucios que otros.  Y hablo de pecado, porque este lleva a un final no tan lindo. De igual manera, si desacatamos las reglas sanitarias del gobierno, actuando como desenfrenados, nuestro final se cuenta solo; es cuestión de mirar a los demás países del mundo.

Lea más: https://laagendacr.com/importadora-monge-ayudara-al-emprendedor-en-estos-momentos-de-crisis/

Es hora de agarrarse fuerte a los valores más intrínsecos y sólidos: solidaridad, amor y compromiso. Solo de esta manera el pueblo costarricense dejará de compararse con los de afuera, dejará de pensar en sí mimo y empezará a luchar en contra de este enemigo que nos ha hecho muchos daños, algunos irremplazables.

Aprovechemos responsablemente de las pequeñas libertades que se nos han dado, pensemos no en ayer, ni hoy, ni mañana; sino en años a futuro. ¿Les gustaría estar más de allá o de acá?

Powered by Rock Convert
Glendy Pérez
Latest posts by Glendy Pérez (see all)