De emergencia sanitaria a crisis social

Costa Rica está cerrando la quinceava semana de la pandemia causada por el Covid-19 con más de 1500 casos confirmados. Y aunque aproximadamente la mitad de casos activos son de extranjeros que han sido atendidos en el país, esta información no debe desviar la mirada de los costarricenses de lo que es realmente importante: ¿Quiénes son los involucrados en el alza de casos confirmados por este virus?

Es indispensable dejar claro que la apertura de las fronteras norte y sur para permitir el acceso por vías terrestres de transportistas centroamericanos, que ingresan al país por motivos de importación o exportación, significó un gran riesgo sanitario para el país, pero necesario para la reactivación de la economía de más de seis países.

También es importante mencionar que el desastre salubre que enfrenta el país vecino de Nicaragua es un riesgo exponencial para el nuestro. La irresponsable labor que lidera el régimen dictatorial Ortega-Murillo no solo destruye al pueblo nicaragüense, sino que pone en quiebre a los demás países centroamericanos, entre ellos Costa Rica.

Leer más: https://laagendacr.com/el-inicio-del-torneo-femenino-ya-tiene-fecha/

De otro lado, y aunque las autoridades costarricenses han hecho una muy buena y alabada labor para controlar la extensión del virus Covid-19, son los mismos costarricenses los que lanzan al país a las llamas de un posible incontrolable incendio, mucho más grande de lo que este pequeño país podría soportar.

Suena imposible que después de liderar las tablas comparativas con Centroamérica y el resto de América Latina, tan solo un mes atrás, ahora Costa Rica va en “picada” por las acciones imprudentes y anti-sanitarias de empresarios del país que están, y siempre lo han estado, más interesados en el dinero de sus producciones que en el bienestar de sus empleados.

Las compañías agrícolas siempre han sido explotadores laborales “encubiertos” por los magnates que las lideran, los mismos que lavan sus dineros y los tienden para el disfrute del gobierno. Los miles de empleados que forman parte de estas empresas tienen un común denominador: son en su mayoría extranjeros (no falta mencionar que provienen de Nicaragua), de recursos muy bajos, baja escolaridad y con necesidades inimaginables para muchas personas de este país. Estos empleados no conocen un salario mínimo aprobado, ni una aseguradora social, ni si quiera las mínimas medidas de protección laboral.

Leer más: https://laagendacr.com/77-casos-nuevos-de-covid-19-cifra-total-asciende-a-1538-registrados/

Lo que se venía cubriendo desde años atrás, fue expuesto por el alza exorbitante de casos positivos por Covid-19 en la última semana. Las empresas explotadoras costarricenses contratan mano de obra barata y los tratan peor que animales, para que produzcan día y noche, y así ganarse cantidades descomunales de dinero, este dinero se ve reflejado únicamente en las billeteras de los dueños de estas compañías.

Existe una crisis social, que muchos costarricenses desconocen o ignoran, los trabajos menos “agradables” son realizados por extranjeros que por necesidad entran a este país y sufren cualquier cantidad de males. El mal del 2020 se llama Covid-19 y era evidente que esta población marginada iba a sufrir más.

¿Continuará el gobierno cegado por los magnates explotadores? ¿Escogerá el gobierno costarricense enfrentar la explotación laboral que ha sucedido por más de 148 años? La historia nos lo dirá.

Powered by Rock Convert
Glendy Pérez
Latest posts by Glendy Pérez (see all)