• Su proyecto propio se convirtió en su fuente de trabajo tras despido.

Katherine Quirós relata la historia de cómo salió adelante por medio de su emprendedurismo y cómo este, se transformó en su trabajo principal después de sufrir varios hincapiés en la compañía que laboraba. Además, menciona cómo fue el proceso para posicionarse en el mercado de la bisutería.

Leer más: Rainbow Six sigue creciendo en Costa Rica.

“Empecé confeccionando unos aretes para mí, mucha gente me preguntó que dónde los conseguí y yo les dije que yo los hacía, me comenzaron a pedir y así fue como empecé. En ese momento yo trabajaba en una empresa, entonces yo veía esto como algo extra”, comentó la emprendedora, Katherine.

La misma, poco tiempo después fue despedida de la empresa en la que trabajaba, por lo que aprovechó el dinero de la liquidación para afrontar este nuevo proyecto.

Asimismo, Katherine se vio con un reto desde muy joven, ya que a los 17 años tuvo a su hijo Diego, explicó “ser mamá joven no es nada fácil, es cambiar muchas cosas, gracias a Dios siempre tuve a mis papás que me apoyaron. Mi mamá me cuidaba a mi hijo para poder terminar el bachillerato”. Actualmente, el menor tiene 12 años y Katherine divide su tiempo entre trabajo y estudio del pequeño. Quirós dijo que con la modalidad virtual debió distribuir mejor sus ratos para salir adelante entre, su empresa y ayudarle a su hijo con sus estudios.

Además, cuenta que sus principales apoyos son sus padres, hijo y esposo; quienes siempre están al tanto de compartir sus publicaciones en redes sociales y ayudarle al máximo en casa. También aconseja a todos aquellos que quieren emprender.

“Háganlo, no lo piensen tanto, ya sea con mucho o poco dinero, que todo sea un impulso para salir adelante, en mi caso, nunca pensé que esto se fuera a convertir en algo tan grande, pero las cosas con mucho amor y constancia se logran hacer bien”, añadió.

Si usted desea apoyar a Katherine y su emprendedurismo la puede encontrar en Instagram como @dulcito_de_coco1 y en Facebook como Dulcito de Coco.

Jose Andrés Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *