Enfermedades impredecibles e invisibles que convierten la vida de sus pacientes en un completo viacrucis

  • La Organización Mundial de la Salud las cataloga como unas enfermedades cuya etiología es desconocida.

La fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica son enfermedades autoinmunes, a menudo mal diagnosticadas, pues se genera confusión porque hay síntomas comunes con otros padecimientos y no existe un examen específico y preciso que permita determinar certeramente que se trata de alguna de estas dos afecciones.

En ambos casos afectan física y psicológicamente a los pacientes y les impide llevar una vida normal, ya que impactan varios ámbitos de su vida a nivel personal, laboral, familiar y social. Pues en general, las demás personas no comprenden, ni dimensionan el dolor, la ansiedad y los síntomas con los que estos pacientes conviven crónicamente.

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es una afección crónica que causa un dolor intenso y una molesta rigidez músculo esquelética en todo el cuerpo, provoca fatiga y sueño constante, se genera lentitud y hasta lagunas mentales, migrañas, adormecimiento en manos y pies, trastornos de sueño, entre otros síntomas. 

La Organización Mundial de la Salud la cataloga como una enfermedad cuya etiología es desconocida.

No obstante, hay familias donde varios de sus miembros la padecen, por lo que puede tener también un origen genético.  Según los expertos, las mujeres tienen el doble de probabilidades de padecerla.

Afecta mayormente a mujeres a partir de los 30 años

La fibromialgia afecta como promedio a un 2,10% de la población mundial” La prevalencia es de 2.7% (4.2% mujeres y 1.4% hombres) (10,13), incrementa con la edad y nivel de educación.

“Lamentablemente el diagnóstico no es sencillo, pues el doctor debe hacer un minucioso historial médico y una serie de exámenes para descartar que se trate de síntomas de otras enfermedades, hasta llegar a la conclusión de que se trata de fibromialgia y, a partir de ello, establecer el tratamiento personalizado adecuado, que incluye, además de medicamentos, estilos de vida saludables, terapias físicas y del movimiento, entre otras, terapia psicológica”, comentó el Dr. Walter Monterrosa Ordeñana, médico de la Fundación Clínicas sin Fronteras.

“En Costa Rica, la falta de investigación epidemiológica no permite tener una visión clara sobre la situación actual del padecimiento, por lo que únicamente se cuenta con los datos de egreso según el diagnóstico principal de la Caja Costarricense del Seguro Social (2017). Se plantea que para enfermedades del sistema osteomuscular y del sistema conjuntivo, se brindó un total de 40,405 consultas en el año 2017, dentro del criterio Otros del sistema osteomuscular, donde se puede catalogar la fibromialgia, entre otros padecimiento.

Imagen proporcionada al medio de comunicación

Síndrome de fatiga crónica

Por su parte, el síndrome de fatiga crónica es un trastorno realmente complejo y grave; pues se trata de un agotamiento que se va agravando, aumenta con la actividad física o mental y no disminuye con el reposo, por lo que puede limitar la realización de actividades normales, incluso, postrar al paciente en cama. 

“Al igual que la fibromialgia, no se tiene ciencia cierta del origen, pero la persona experimenta agotamiento cada vez más intenso después de cualquier actividad, mismo que puede estar acompañado de dolor, mareos, problemas para concentrarse, entre otros malestares”, agregó el Dr. Monterrosa de Fundación Clínicas sin Fronteras, quien explicó que en cada paciente puede ser diferente.

Aunque cualquier persona puede padecerla, se ha detectado frecuentemente en personas entre los 40 y 60 años.  La prevalencia se estima entre 0,5 y 2,5% de la población general. El Síndrome de Fatiga Crónica afecta 4 veces más a las mujeres, valores que se relacionan a  quien dice que el 99.2% de los pacientes son mujeres.

Lo complicado

El problema entre ambas enfermedades es que no siempre las personas experimentan los mismos síntomas y estos pueden ir variando en el tiempo, e incluso, estos se pueden confundirse con los de otras enfermedades

No existe una cura para ninguno, pero es importante darle seguimiento permanente para que el médico pueda ir valorando el tratamiento y ayudar a su paciente a hacer frente a la enfermedad con la mayor calidad de vida.  Por el impacto emocional y psicológico, es importante crear una red de apoyo en familiares, amigos para reducir los pensamientos negativos que pudiera tener el paciente.

El Dr. Charley Cohen, autor de libros sobre fibromialgia, asegura que más del 30% de los pacientes con fibromialgia reciben también tratamiento para la depresión. 

Kedy Chavarría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_CRSpanish