España y Francia vencen en las semifinales de la Liga de Naciones

  • El juego por el tercer lugar será el domingo a las 7 a.m., la final a las 12:45 horas de nuestro país.

Las semifinales de la Liga de Naciones de la UEFA ya son historia, el miércoles los encargados de abrir el telón del Final Four celebrado en Italia, fueron los actuales campeones de Europa, la selección italiana recibía en Milán a la furia roja, cuya selección de jugadores fue altamente criticada por los medios españoles, pero su seleccionador, Luis Enrique se mostró como siempre confiado en sus pupilos y se plantó en Italia buscando el boleto a la final.

Por parte de los dirigidos por Roberto Mancini, tenían un agradable recibimiento tras haberse alzado con la gloria en el mítico Wembley meses atrás, a excepción de Gianluigi Donnarumma, el joven guardameta no tuvo el mejor de los regresos a Milán, puesto que su salida de conjunto rossonero con destino a París no ha sido muy bien tomada por los aficionados, los cuales se lo dejaron muy en claro.

El encuentro sobre el papel parecía que los locales aspirarían a un doblete europeo este año, pero se vieron sorprendidos por una excelsa selección española que logró contrarrestar al mediocampo italiano, con un joven de 17 años debutando con la selección, pero que parecía llevar años al lado de sus compañeros, Gavi del FC Barcelona fue pieza clave en el accionar de la furia roja y anular a jugadores como Jorginho o Nicoló Barella que venían con un altísimo nivel en los juegos previos de la squadra italiana.

Imagen
Ferrán Torres tuvo una gran noche en Milán. Fotografía: UEFA

Aunque el que se llevó todos los elogios fue el extremo del Manchester City, Ferrán Torres que marcó dos goles, y fue un completo dolor de cabeza para los campeones de Europa que se iban al descanso con un 0-2 en contra, y por si fuera poco, su defensor Leonardo Bonucci se marchó expulsado tras una infantil acción contra Sergio Busquets en la que el defensor de la Juventus, como si de un juvenil se tratara, impactó con su codo el cuello del futbolista del Barcelona y el árbitro Sergey Karasev no dudó en mostrarle la segunda cartulina amarilla.

Imagen
Pellegrini anotó pero el destino italiano ya estaba trazado. Fotografía: UEFA.

En la segunda mitad, el cuadro italiano mostró un poco más de la garra que le caracterizó en la pasada Eurocopa, pero sus esfuerzos se verían reflejados hasta el minuto 83, que tras recuperar una pelota que venía de un tiro de esquina español, se escaparon al ataque y recorriendo mucho verde, Lorenzo Pellegrini le daba un pequeño rayo de esperanza a los suyos, que se esfumaría tras el pitazo final de Karasev y se confirmaba la victoria española en suelo italiano, luego de 37 partidos, el conjunto de Mancini volvía a morder el polvo y se tendrá que conformar con el partido por el tercer puesto.

Inspiración francesa los lleva a la final

Con España ya instalada en la final, el Allianz Stadium de la Juventus sería el campo en el que se conocería el rival de los ibéricos, Bélgica recibía a la campeona del mundo, Francia que quería dejar atrás la “temprana” salida de la Euro pasada y llevarse la Liga de Naciones para que volviera la calma de les blues.

Imagen
Yannick Carrasco abría el marcador en Turín. Fotografía: UEFA.

El encuentro mostraba a una Francia dubitativa de sí misma, no era capaz de encontrar a las figuras de su mediocampo, y en ocasiones se veía a Kylian Mbappé y a Karim Benzema alejarse mucho del arco defendido por Thibaut Courtois para tener toques de pelota, los red devils  por su parte, trataban de encontrar pequeñas sociedades entre Kevin De Bruyne, Eden Hazard y Yannick Carrasco para nutrir al delantero del Chelsea, Romelu Lukaku, sin embargo, el anotador del primer gol belga sería el hombre del Atlético de Madrid, Yannick Carrasco quien fue habilitado por el talentoso volante del Manchester City, el remate de Carrasco venció a un Hugo Lloris que poco pudo hacer por salvar a los suyos en esta ocasión.

Imagen
La conexión Lukaku-De Bruyne funcionaba a las mil maravillas para Bélgica. Fotografía: UEFA.

Y un par de minutos más tarde, el guardameta del Tottenham Hotspur fue aún más protagonista del segundo tanto de los belgas, Kevin De Bruyne nuevamente demostrando su importancia cuando está enchufado, sirvió una pelota con toda la intención de gol a Romelu Lukaku, y el killer no perdonó, un potente remate en el palo defendido por Hugo Lloris hizo que el conjunto francés resintiera su desconcentración por estos minutos, la primera mitad acababa con un 2-0 para los dirigidos por Roberto Martínez que se sentían casi en la final.

Pero nunca hay que tachar a los campeones del mundo, en la segunda mitad eran mejores que sus rivales, aunque el marcador seguía mostrando ventaja para los vestidos de rojo, aunque en la hora de partido, la sociedad Kylian Mbappé-Karim Benzema daba sus resultados, los delanteros franceses demostraban que su entendimiento es casi telepático, el atacante del París Saint-Germain esperó a un espacio para servir al delantero merengue, que definió a las mil maravillas y metía a los suyos de vuelta en el juego.

Imagen
Karim Benzema y Kylian Mbappe fueron clave para los franceses. Fotografía: UEFA.

El recital de Mbappé no acababa ahí, ya que, en 68 minutos de juego, Youri Tielemans patea a Antoine Griezmann en vez de golpear el balón y el réferi alemán Daniel Siebert revisó la acción en el VAR, para ratificar la pena máxima para les blues, Kylian Mbappé tenía el empate en sus botines y no desperdició la oportunidad, marcando un golazo desde el manchón y el 2-2 hacía que la moneda nuevamente estuviera en el aire.

El final del encuentro estuvo a la altura del resto del juego, a tres del final, Romelu Lukaku se ponía el traje de héroe tras marcar un gol luego del centro de Yannick Carrasco, pero tras un chequeo del réferi alemán, encontró que el atacante belga estaba en fuera de juego y la acción no contaba, el júbilo de los dirigidos por Roberto Martínez era cortado de repente y seguía el empate en Turín.

Imagen
Francia vino de un 2-0 en contra para meterse en la final. Fotografía: UEFA.

Cuando parecía que el juego se iría al alargue, Theo Hernández cerró con broche de oro una gran acción de los franceses, un balón que parecía tener destino para Benzema, fue interceptado por el lateral del Milán, que con un trallazo hizo que la esférica besara los cordeles y el júbilo esta vez fue de los franceses que se extendería hasta después del pitazo final de Siebert, Francia se medirá a España en la final en San Siro el próximo domingo a las 12:45 hora de Costa Rica.

Ronald Bonilla Arias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_CRSpanish