Familias preocupadas por desalojo de las instalaciones del Instituto Andrea Jiménez

  • Padres de familia solicitan a las autoridades tiempo para poder levantar otra institución sin que haya una afectación mayor a nivel emocional y cognitivo.

El Instituto Andrea Jiménez es una institución que atiende a personas con discapacidad desde hace 48 años, la cual brinda una oferta educativa integral a sus estudiantes y usuarios, como lo es su base de educación especial, terapias: ocupacional, física y del lenguaje; materias complementarias como; educación musical, artes plásticas; servicios especiales como: equinoterapia, destrezas acuáticas y el área de psicosocial que brinda apoyo a toda la comunidad educativa, entre otros.   Esto permite la formación y el avance de habilidades y destrezas para mejorar la calidad de vida de esta población. Así mismo, tienen como objetivo procesos de inserción laboral para esta población con discapacidad. 

Hoy, éste instituto recibe a más de 80 estudiantes y usuarios, de los cuales hay niños, jóvenes y adultos de los 0 a los 65 años, que son parte de sus dos programas educativos (Centro de Educación Especial “IAJ” y el Programa de Atención de Adulto “PAJI”).

Sin embargo, tanto ellos como sus papás enfrentan una complicada situación que los mantiene en una incertidumbre constante debido al desalojo que deben hacer de las instalaciones por un error en la donación de la finca donde se encuentra ubicado el instituto en San Francisco de Dos Ríos.

“A Mariana le refuerzan las capacidades que ella posee en temas deportivos, de manualidades y en otras tareas cotidianas, pero sobretodo le potencian su independencia al punto que hoy yo puedo encontrarla cocinándose su propia comida”, comentó Manuel Castro Bolaños padre de Mariana Castro, una chica con síndrome de down de 32 años quien gracias a la estimulación y apoyo recibido en el Instituto Andrea Jiménez viajará a Alemania para participar en Olimpiadas Especiales en la disciplina de bochas.

Imagen de archivo

Mariana es estudiante del Instituto desde hace 6 años y además de todo el apoyo a nivel educativo y de estimulación que recibe, esta familia cuenta también con el apoyo psicológico y de trabajo social por parte de profesionales del instituto, ya que hace dos años la mamá de Mariana murió, quedando como responsable y único proveedor don Manuel.

“Movilizarnos hasta otro lugar significa incurrir en un presupuesto con el que no contamos porque no tenemos carro, pero sin duda iremos hasta donde sea con tal de que Mariana siga en el Andrea Jiménez, porque ellos definitivamente se han convertido en su segunda familia y porque por su edad y el tiempo que tiene acá no es tan sencillo que ella logre integrarse a otro centro educativo tan fácilmente”, comentó el papá.

Por su parte Kenneth Rosales Alfaro y Kattia Jimenez Hernández son los papás de Sofía Isabela Rosales Jimenez, una adolescente de 14 años que nació con el Síndrome Phelan McDermid, catalogado como una enfermedad rara que le produjo retraso mental profundo, epilepsia, microcefalia, ausencia del lenguaje, autismo e hipotonía (flacidez muscular).

Ella está en el Instituto desde el 2018, donde recibe una atención integral. “Si tuviéramos que pagar todas las terapias por aparte no nos alcanzaría ningún presupuesto, además el amor, la vocación y la atención con la que me tratan todos los días a Sofi simplemente no tiene precio”, comentó la mamá.

Don Kenneth por su parte es también presidente de la Asociación de Padres y explicó que en caso de trasladarse hasta una zona muy lejana tendrán que reducir los días del Instituto para su hija ya que, por motivos laborales, económicos y de la salud de su esposa no podrían movilizarse todos los días como lo hacen actualmente.

“Queremos que nos entiendan, que nos comprendan… Realmente nuestra población ha sido doblemente castigada por la indiferencia de los Gobiernos al no tener instituciones que ofrezcan las herramientas necesarias para atender todos los tipos de discapacidades”, comentó el presidente de la Asociación de Padres.

Calidad educativa

El Instituto Andrea Jiménez se caracteriza por brindar una educación especial de calidad a personas con discapacidad, por medio de procesos formativos vivenciales que fomenten la estimulación del desarrollo inclusivo de su población. Ofrece programas educativos pioneros que permiten mejorar la calidad de vida y facilitan la autonomía e inclusión a la sociedad de sus estudiantes.

Inicialmente fue creada bajo un código de retardo mental, no obstante, en la actualidad se atiende a población con muchas más discapacidades como Síndrome de Down, Ataxia Telangiectasia, Microcefalia, Parálisis Cerebral, Síndrome Phelan McDermid, Síndrome Trisomía parcial del cromosoma 11, Espectro Autista, entre otras.

“Nuestro personal tiene una verdadera vocación y nuestro objetivo y lucha es que esta población que recibimos y por ende sus familias tengan una oportunidad de estar mejor, de tener una mejor calidad de vida”, comentó Kenia Chacón Espinoza, Directora Académica del Instituto.

Por su parte Silvia Mora Monge, Directora Administrativa de la institución indicó que ya han iniciado un proceso de búsqueda de otro terreno para construir el nuevo centro, pero necesitan que las autoridades les colaboren con el tiempo prudencial para lograrlo sin provocarle una mayor afectación a los chicos principalmente. Además, están en la búsqueda de fondos para la construcción de las nuevas instalaciones.

Las empresas o personas interesadas en colaborar pueden hacerlo a través de las cuentas bancarias del Banco Nacional: Cuente cliente: 1500010011653951, Cuenta IBAN: CR50015100010011653951 o para transferencias Sinpe Móvil BN: 8936-2888 a nombre de la Fundación Andrea Jiménez, cédula jurídica 3006078998.

Kedy Chavarría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_CRSpanish