Fútbol femenino alza la voz en contra de los femicidios

Foto: Prensa Dimas Escazú

  • Videos, camisetas, celebraciones, mensajes han sido parte de la campaña en los equipos

Hay muchísimas formas de alzar la voz, el deporte ha permitido ser una plataforma para luchar, esta vez las jugadoras de fútbol femenino han logrado convertirse en una voz, una fuerte y una que parece no se detendrá.

Desde pancartas pidiendo justicia para la doctora Cedeño, o con el hashtag #NiUnaMenos han sido parte de los movimientos que los equipos y jugadoras han protagonizado. La lectura de un mensaje ha sido habitual antes de cada juego, cuando las capitanas toman la voz por todas, jugadoras, aficionadas, las que están y las que ya no.

De esta manera salió y saldrá al campo, Katherine Alvarado. Foto: Prensa Saprissa

Los videos se han convertido en una herramienta para gritar, ‘ya no más’, el primero de ellos con las jugadoras del Saprissa FF. “Me siento frustrada, me siento impotente, me siento triste y me siento vulnerable (…), por ser mujer tengo que sentir miedo todos los días, de que me maten a mí, a mi hermana o a cualquiera de mis compañeras, no es justo y no está bien”, menciona Valeria Del Campo en el video.

Así como las moradas, las escazuceñas también han levantado la voz, con pancartas, con mensajes y recientemente compartieron un video en sus redes sociales bajo la consigna de que no se cansarán de luchar.

“Estamos cansadas de tener miedo, estamos cansadas de sentirnos inseguras cada vez que salimos, estamos cansadas de que nuestras familias y amigos no sepan si vamos a regresar cada vez que salimos de nuestras casas, de que abusen de nosotras y nos maten (…) juntas somos más y no nos quedaremos calladas”, dice parte del mensaje, en el que hacen un llamado a denunciar y a ponerle un alto a cualquier tipo de violencia contra la mujer. Ver video de Dimas Escazú.

Priscilla Chinchilla y Paula Salas. Foto: Prensa LDA

También, Alajuelense FF se unió al “NiUnaMenos” y en el juego ante Coronado, la celebración de Priscilla Chinchilla junto con sus compañeras se convirtió también en una protesta.

Y en la última jornada del fútbol femenino los mensajes continuaron, incluso las jugadoras del Saprissa FF salieron con una camisa bajo en hashtag Ni Una Menos, con una variación pues la capitana Katherine Alvarado llevará una camiseta negra para recordar un femicidio distinto en cada partido, la primera fue Natalia, amiga de la infancia de la jugadora, quien fue asesinada a los 28 años y era madre de tres hijos.

Hoy, el fútbol femenino es más que un deporte, sino que también representa una lucha incansable, pero que levanta la voz por todas las mujeres de Costa Rica, las que están presentes y a las que se les ha apagado su voz.

Powered by Rock Convert
Fiorella Montoya Monge