• Sector público, privado y academia deben trabajar juntos para capitalizar oportunidades para el país.

Una de las investigaciones que más réditos han tenido en nuestro país dio inicio a mediados del año 2019, como lo es el impacto de la investigación biomédica en Costa Rica. Esta práctica es indispensable para el avance en el conocimiento médico, ya que permite encontrar nuevas y mejores vías de detección, diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades.

Dentro de las principales aspiraciones es tener un Hub de Innovación y Ciencias de la Vida requiere también que Costa Rica sea competitiva a nivel mundial en este campo. Para lograr esto, tenemos las condiciones de un sistema de salud que presenta muchas fortalezas; por tanto, el primer paso es poder incorporar a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en el panorama mundial de estudios clínicos.

Entre otros aspectos de gran importancia en este proceso, es que se ha identificado talento costarricense que son capaces de llevar a cabo esta gran investigación, por eso, , el 8 de mayo anterior, el Gobierno de la República declaró de interés público y nacional a la industria médica y de bienestar, y a Costa Rica como centro de bienestar, innovación y ciencias de la vida, a través del decreto ejecutivo 42334.

Imagen de archivo | Diario El Ciudadano

CCSS. En estos momentos la institución implemente estudios clínicos desarrollados por terceros, primero debe aprobarse el reglamento de la CCSS que los permita.  El mismo se encuentra en análisis interno y la expectativa de la institución es someterlo a consulta pública en este mes de noviembre.

“La situación provocada por la Covid-19 ha hecho más que evidente la necesidad de contar con investigación biomédica en el sector público, que permita beneficiar a los pacientes con alternativas diagnósticas y terapéuticas innovadoras”, explica Victoria Brenes, Directora Ejecutiva de Fedefarma.

Por su parte, Edgar Tenorio, Gerente de Costa Rica para Fedefarma, explica que el país tiene la capacidad de acortar la brecha con respecto a otros países y volver a posicionarse como líder con la mayor colocación de estudios clínicos en la región, como ocurrió hasta el 2010, ya que cuenta con personal capacitado y un sistema sanitario robusto.

Imagen de archivo | Diario El Ciudadano

Precisamente con base en esas fortalezas, distintos actores públicos como el Ministerio de Comercio Exterior, el Ministerio de Coordinación con el Sector Privado y el Ministerio de Salud, han trabajado en la propuesta de un Hub de Innovación y Ciencias de la Vida, de la mano con CINDE, la academia y el sector privado, en respuesta al decreto del 8 de mayo.

El sector farmacéutico ve como primordial el trabajo conjunto de sectores público, privado y academia para el desarrollo de este campo. Con la pandemia ha quedado demostrado que la colaboración entre los diferentes sectores fortalece el desarrollo de la investigación.

Powered by Rock Convert
Kedy Chavarría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *