La violencia hacia la mujer y todos los femicidios ocurridos, es meramente por culpa de ellas. Ellas son las que se lo buscan por salir solas a altas horas de la noche y usar esos jeans y blusas que les tapan hasta el cuello provocando los comportamientos correctos y gritos atrayentes por parte de los hombres. ¿De quién más es la culpa sino de ellas? No. No aun aplicando leyes más fuertes para los agresores, violadores y asesinos cambiaría el hecho de que la culpa siempre la tiene la mujer.

A las mujeres desde que son niñas se les tiene que acostumbrar que en la calle los que mandan son los hombres, y que por tanto tienen que aguantar los comentarios de ellos; y si tan solo piensan en decir una respuesta desafiante en contra les tocará sufrir las consecuencias, insultos, robos, secuestros, toqueteos o violación, pero claro, todos justificados.

¡Y claro que la vestimenta juega un papel súper importante en esto!

De nada sirve que se vistan con jeans si los usan apretados y enmarcan su silueta y eso solo genera múltiples comentarios en la calle. ¿Para qué usar una blusa suelta si deja ver el busto o usar una blusa ajustada que resalta sus curvas? Y ni hablar de los shorts, enaguas y vestidos, que parece que los usan adrede y con el único fin de aumentar los insultos y gritos.

Porque jamás imaginar que la mujer solo usa un short por el calor y clima que existe en el país, no, eso es imposible. Y sin duda alguna, esto lo podemos ver con las violaciones, por supuesto, que es culpa de sus vestimentas, o ¿acaso debería ser culpa del violador por no poder contenerse?

Incluso en muchos casos, es culpa de las bebidas alcohólicas que consumen, si ya saben lo que sucede que después no anden diciendo que fue culpa de uno por haber sido tentado, si uno solo hizo lo que el instinto le dice y nada más.

¿Qué culpa tiene uno de que ellas se metan en una relación tóxica y que luego no puedan salir de ella? ¡Ninguna! Nuestros comportamientos y actitudes son normales, las mismas de cualquier otra relación que vemos en nuestros amigos. Si es que solo queremos tener el control de todo lo que suceda por su propio bien.

¿Por qué se queja de mis acciones? Solo son actos de amor y esa es la forma en la que yo le demuestro cuanto la amo. Cada vez que le prohíbo que no salga con una blusa muy escotada es solo que no quiero que nadie más la vea porque ella es de mi propiedad. Parece que ahora ninguna mujer entiende las muestras de amor.

Ahora salen con que quieren ser libres y no valientes cuando caminen por la calle, como si ya no lo fueran. Que supuestamente somos nosotros los hombres, los que hacemos de la calle un lugar peligroso para andar con nuestras miradas, palabras, silbidos o toqueteos.

Que nadie pide nuestra opinión, pues claro que no, a las mujeres les gusta que les digan cosas de manera desprevenida y sin motivo alguno. Dicen que están luchando por las que ya no están, como si fuera culpa mía que ya no estén. Lo único que importa es lo que nosotros como hombres en sociedad opinemos al respecto y ya.

Yo como hombre, que he sufrido acoso callejero toda mi vida y he visto cientos de casos donde los hombres mueren a manos de su pareja, digo que la culpa no es de nadie más que de ellos y de nosotros por la forma en la que caminamos y las parejas sentimentales que escogemos.

Jossette Viquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *