Kimberly-Clark presenta nueva estrategia de bienestar integral de su gente

  • Compañía fomenta una cultura de salud mental para que los colaboradores se sientan en confianza y aprovechen espacios para expresarse, de la mano de profesionales.

Kimberly-Clark es la compañía especialista en la fabricación de productos de higiene cuyo propósito es un mejor cuidado para un mundo mejor. Precisamente, en el marco del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, su objetivo es consolidarse como pionera en el manejo integral del bienestar de sus colaboradores.

Este año, la celebración del 28 de abril se centra en la participación y el diálogo social en la creación de una cultura de seguridad y salud positiva, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Un paso adelante en el manejo de la salud mental

Antes de que la pandemia llegara, Kimberly-Clark identificó la necesidad de aumentar los esfuerzos para prevenir y atender la salud mental de sus colaboradores.

Un ejemplo de ello es el programa psicosocial que establece categorías de la salud mental de todos los trabajadores para promover su bienestar.

“Nuestra prioridad número uno es el cuidado y bienestar de nuestros colaboradores y sus familias. En la actualidad, Kimberly-Clark explora nuevas ideas para conseguir mejores resultados, entre ellas, laborar bajo una modalidad híbrida con mayor flexibilidad para ir a la oficina unos días y teletrabajar el resto de la semana. Esto dependerá del rol que cada uno de nuestro equipo tiene a cargo en la compañía”, explicó Catalina Pagés, gerente de Recursos Humanos de Kimberly-Clark Centroamérica Sur y el Caribe.

Como parte de este compromiso, la compañía crea espacios de diálogo, brinda capacitaciones para el manejo de estrés; así como técnicas de relajación y organización del tiempo.

El año pasado se implementó la herramienta ISTAS21, internacionalmente certificada, que consiste en una encuesta voluntaria y confidencial que recopila información para plasmar la realidad y los factores psicosociales de cada individuo en su trabajo y en su hogar.

Asimismo, la Escala de Estrés auto percibido y el cuestionario enfocado en el impacto de la pandemia por COVID-19 son otras dos herramientas que aprovecha la compañía para tener un escenario completo para un mejor abordaje.

Imagen: Kimberly- Clark Costa Rica

ISTAS21 se implementó recientemente en Costa Rica, El Salvador, Panamá, Colombia, Guatemala, Honduras, Ecuador, Nicaragua y República Dominicana.

“Lo que no se mide, no se gestiona. Conocemos la realidad de nuestros colaboradores, sin embargo, esta plataforma lo que nos permite es tener esos datos necesarios para darle el manejo adecuado de modo que se genere un cambio positivo. Este año se implementarán planes y para el 2023 tenemos en agenda la siguiente evaluación para medir los logros”, agregó Pagés.

Para brindar un seguimiento oportuno a los resultados de esta encuesta, la compañía creó un comité interno conformado por miembros del equipo médico, Recursos Humanos, Salud Ocupacional, la Gerencia y un profesional especializado en psicología ocupacional, con el objetivo de establecer una guía de recomendaciones y pasos a seguir.

Pagés enfatizó en la necesidad de crear la cultura sobre salud mental para que los colaboradores se sientan en confianza y aprovechen los espacios para alzar la mano y expresarse, en compañía del equipo de profesionales en salud que les facilita la compañía.

El doctor Rodrigo Hernández, gerente médico de Salud Ocupacional de Kimberly-Clark para Latinoamérica Norte, señaló la importancia de “ponerles nombre y apellido a los sentimientos que se experimentan”. Asimismo, resaltó la necesidad de conocer las causas, así como la necesidad de tomar descansos para desconectarse, respirar y retomar unos minutos después, ya sea para beber una taza de café, estirar o caminar.

“Creemos que el entorno de la oficina desempeña un papel vital para fomentar una consciencia sobre salud mental. Nuestra meta es crear una cultura de modo que sintamos la libertad de preguntarle a nuestros compañeros si están bien, sin importar si se trabaja de manera virtual o presencial, y que puedan expresarse y ayudarse mutuamente”, comentó Hernández.

Bienestar integral

Kimberly-Clark lidera acciones para priorizar el cuidado de su gente y sus familias, así como de sus consumidores. Entre ellas, destaca la campaña de vacunación contra la COVID-19 que permitió que el 98% de los colaboradores estén completamente vacunados y que el 56% ya cuente con la dosis de refuerzo correspondiente.

Además, la compañía dispone de una red social y diferentes fuentes de información y capacitación a nivel interno donde se tiene acceso a contenido de nutrición, ejercicio, trabajo eficiente, entre otras buenas prácticas de bienestar.

“Hemos puesto atención a posibles casos de estrés crónico laboral (burnout, por su término en inglés). Por eso, nos empapamos del manejo de Recursos Humanos hacia los líderes para que aprendan que hay momentos en los que se puede estar emocionalmente vulnerable”, enfatizó Pagés.

El objetivo de la compañía es que se pueda ver con normalidad solicitar ayuda a un compañero o a su jefe, estar cansado, indispuesto o requerir un descanso por temas relacionados a la salud mental “Para nosotros es una prioridad que nuestros colaboradores se sientan acompañados”, concluyó Pagés.

En línea con estas buenas prácticas, la plataforma interna “Cuenta Conmigo” está disponible para los colaboradores 24/7 y ofrece asesoría gratuita para aclarar dudas sobre temas legales y consulta con psicólogos.

La Asociación Solidarista de Kimberly-Clark es un claro ejemplo del sentido de unidad, ya que incluso ha sido de ayuda en procesos de mudanzas de los colaboradores, ha liderado programas de asesoría financiera y ha hecho alianzas para solventar necesidades económicas de algún colaborador. También, en este contexto costea asesorías en el área de la psicología para sus colaboradores.

La compañía cuenta con reglas de oro, entre las que destacan que los viernes todos salen a la 1 p.m., también hay un día al mes sin reuniones para que el colaborador pueda concentrarse en otras tareas. “Buscamos que las reuniones siempre sean con propósito. Si participo en una es porque debo tomar una decisión o debo estar informado, de lo contrario no me convocan para no saturar agenda”, resaltó Pagés.

Finalmente, como parte de su estrategia de bienestar, los colaboradores de las oficinas administrativas de Kimberly-Clark Costa Rica regresaron de manera paulatina a las instalaciones de Plaza Tempo, Escazú, el pasado 18 de abril. Para hacerlo, la compañía invirtió en el desarrollo de políticas de flexibilidad en los horarios -de acuerdo con el perfil del puesto y responsabilidades-. Además, cuenta con estrictos protocolos sanitarios en sus espacios comunes para resguardar la salud de su gente.

Kedy Chavarría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_CRSpanish