• “Digitalizar dejó de ser una opción para ser la mejor opción”, Joshua Sibaja, gerente de Sector Público para Cisco Costa Rica.

A raíz de la pandemia, múltiples cambios se han implementado tanto en salud, servicio al cliente, como en las formas en que las empresas, el Estado se dirigen a los ciudadanos; cambiando la entrega de sus servicios a una manera digital.

El verdadero valor de la gestión pública está en su capacidad de ofrecer servicios de calidad a la ciudadanía, mantener una cercanía con ella y brindar soluciones, a través de la modernización de las tecnologías de información, con rapidez, eficiencia y seguridad.

“Telemedicina, educación a distancia o trabajo remoto dejaron de ser conversaciones que formaban parte de un plan a medio y largo plazo para convertirse en temas del día a día. La situación de pandemia forzó su implementación y experiencia de manera eficaz. Digitalizar dejó de ser una opción para ser la mejor opción”, explicó Joshua Sibaja, gerente de Sector Público para Cisco Costa Rica.

Los gobiernos se ven en la obligación no sólo de ofrecer la posibilidad de trabajo a distancia a sus empleados, sino también de desplegar sus operaciones en remoto y virtualizar toda la serie de servicios públicos que aún no lo están.

Cisco comprende que para tener una digitalización gubernamental se deben automatizar y hacer más eficientes los procesos; siendo estos términos sinónimos de cómputo de que en la nube se puede transformar la experiencia de los ciudadanos. Esta digitalización permite que el Estado sea capaz de mover sus operaciones presenciales a donde sea que sus funcionarios estén localizados, con lo que genera mucho ahorro, pues se evita el gasto en alquileres y mantenimiento de oficinas.

Con esto se logra una cercanía con los ciudadanos, pues no tienen que estar físicamente en un edificio, ni depender de él, para realizar sus trámites y crean así un ciudadano digital.

Cisco recomienda la adopción de un modelo híbrido en donde a través de políticas operacionales se pueda tomar lo mejor de ambos mundos, la flexibilidad y dinamismo de la nube pública y, la seguridad y control de la nube privada. Los gestores públicos no pueden olvidar la seguridad de los datos además del respeto y protección de la privacidad de los ciudadanos. Esto supone la implementación de una estrategia de seguridad especialmente tomando en cuenta que los funcionarios  públicos ya no están físicamente en sus oficinas.

“La digitalización de los servicios de la administración pública requiere sí o sí de re-pensar la infraestructura de red. Es indispensable solidificar todo el recorrido: usar seguridad en los terminales, enfoques “zero-trust”, firewalls virtuales”, agregó Sibaja.

Jossette Viquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *