• Profesionales en seguridad serán clave para el manejo del sistema.

Tiempo atrás se vio una tendencia creciente tanto en oferta y demanda de servicios de seguridad, dejó de ser una opción y se volvió en necesidad para empresas de todos los tamaños y áreas de desempeño, garantizando el acceso a las actualizaciones más importantes y eliminando la necesidad de una infraestructura física dentro de la propia organización. Si embargo, con la evolución de los requerimientos de las empresas por soluciones que se ajustan mejor a su modelo de negocios, una nueva tendencia ganó cada vez más espacio, el modelo SASE.

Leer más: Simplificando la visibilidad de datos, Cisco ayuda a las empresas.

SASE son las siglas de Security Access Service Edge, estructura de servicios de seguridad en nube que, más allá de permitir el acceso de los usuarios por medio de cualquier aplicativo y desde cualquier lugar, otorga una personalización de acuerdo con las necesidades de los clientes.

Los beneficios de este modelo son muchos, el principal de ellos la seguridad de punta a punta. Desde el servidor hasta el usuario en extremo final, toda la infraestructura está protegida contra amenazas que se vuelven cada vez más plurales y diversificadas. Esto también facilita la identificación y corrección de eventuales brechas específicas de la infraestructura, algo que no puede ser hecho en un servicio sin este grado de flexibilización.

Pero, esta nueva realidad también trae una necesidad de adaptación por parte de los clientes, especialmente en la contratación y preparación de profesionales en seguridad. Si antes veían las áreas para ser protegidas como hilos separados, este nuevo profesional necesita ver a la empresa como un todo, debe conocer más sobre la infraestructura y ejecutar una cooperación en dos direcciones.

Para que el profesional consiga tener esa visión amplia, es preciso que la empresa también vea al empleador de seguridad como alguien que necesita estar integrado a su día a día y no solo a ser llamado en momentos de crisis o de una forma reactiva. Al final, por más que las nuevas soluciones simplifiquen o vuelvan las defensas en una cooperación más eficiente.  

Jose Andrés Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *