• Limón FC se comprometió con el descenso a falta de una fecha

El estadio Ebal Rodríguez Aguilar, ubicado en el cantón de Pococí, recibía un encuentro en el que se jugaba una parte importante en las conclusiones de la temporada para los dos equipos.

Ricardo Montero brindó el pitazo inicial, muchos de los espectadores no habían sintonizado su radio, algunos tampoco habían encendido el televisor y los comentarios acomodaban sus apuntes en las diferentes cabinas de transmisión.

Ya que en solo dos minutos, Adolfo Machado, convirtió un saque de banda en prácticamente un tiro de esquina y Marcó Julián Mena anticipó la marca de Jemark Hernández, logrando la primera anotación en el encuentro.

El encuentro se desarrolló en un ida y vuelta con pocos remates directos, no obstante, al minuto 25 Wilmer Azofeifa logró enviar un centro al corazón del agua. La zaga limonense que parecía no despertar, recibe otro cabezazo en el corazón del área por parte de Juan Luis Pérez y así se decretaba el segundo gol.

La pesadilla limonense parecía acabar, no obstante, un remate violento impactaría en la mano izquierda de Jemark Hernández. El colegiado terminó que esa jugada equivaldría a un penal.

Alvaro Saborío con todo su temple, tomó el balón y se dispuso a cobrar. Dexter con su espuela logró detener el lanzamiento de Saborío, pero no contaba con un rebote caprichoso que le quedaría al matador que simplemente empujó el balón hacia la red.

Ese gol de Saborío le pondría la cereza al pastel, ya que la segunda parte no tuvo mayor incidencia en el resultado del marcador.

San Carlos mantiene la fe intacta en la búsqueda de la clasificación, mientras que el conjunto Limonense necesita de una gran actuación para no tener que disputar la liguilla del descenso.

Harrick Mc Lean
Follow me

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *