La vida y muerte de Kurt Cobain, el músico que revolucionó los 90’s

Fue la voz de toda una generación, su música inició una revolución cultural en la vida de muchos jóvenes que se sentían identificados con aquella banda llamada Nirvana.

En 1994 Nirvana era uno de los grupos de rock grunge más importantes del mundo, cada álbum lanzado por la banda era un hit, llegando a los primeros puestos de venta en las primeras horas de lanzamiento.

Este gran éxito de Nirvana se debía al carismático e influyente vocalista Kurt Cobain. Él representaba a la perfección la época de los noventa, su energía y sus letras eran tan fuertes que se imponían en el escenario con solo su presencia.

Kurt Donald Cobain, nació en el estado de Washington el 20 de febrero de 1967, en un ambiente familiar similar a todas las historias rockeras, padres con problemas económicos y un barrio sumergido en la pobreza. Sin embargo, Kurt era un niño alegre al que le gustaba el arte, entre ellos: pintar, dibujar y sobre todo tocar música.

A los cuatro años inició a tocar el piano, evidenciando el talento que traía y su gran pasión por la música.

Pero no todo era un mundo maravilloso para Kurt, la separación de sus padres marcó un antes y un después en la vida de aquel prodigioso niño, esto lo llevó a sacar malas calificaciones en el colegio y a probar la marihuana, todo con tal de llevarle la contraria a unos padres que no lo entendían.

Imagen tomada de Google

Entrando a la adolescencia se volvía cada vez más problemático. hasta que un regalo le cambió la vida. Una guitarra que le regaló su tío le permitía salir de la realidad en la que vivía y a expresar esas emociones que por tanto tiempo había reprimido.

La música se volvió todo para el joven Kurt, quien decidió abandonar sus estudios y dedicarse plenamente a la música. Sus padres en desacuerdo le pusieron un ultimátum, que Kurt no estaba dispuesto a seguir.

Luego de ello, Cobain fue echado de su casa y vivía prácticamente en las calles. A los 18 años solo y sin un lugar para vivir, un amigo le abrió las puertas y le daría además la oportunidad de formar un grupo, al que nombraron Nirvana.

Kurt se volvió el líder indiscutible de esa pequeña banda y las ideas creativas salían todas de la cabeza de Cobain, letras, sonido y sin duda era un visionario y exigente con la banda, con una visión muy clara de lo que quería hacer con su música.

El sacrificio de Kurt lo llevó a trabajar de conserje para conseguir dinero y grabar su primer demo y poder lograr su objetivo y así, la aún pequeña banda, logró grabar en seis horas nueve canciones y media, el éxito para Nirvana llegaría en solo cuestión de tiempo.

Con su primer concierto logró un contrato que lo llevaría a él y a la banda a realizar su primer disco de estudio (Bleach 1989), para promocionar el disco la banda recorrió Europa durante seis meses en una gira de 45 conciertos. A medida que el éxito tocaba a la puerta, la crisis en la que entraría Kurt lo llevaría a la última tocada de su vida.

Powered by Rock Convert
Josué Castro