Cusco tiene tantos maravillosos lugares como la cantidad de majestuosas montañas. Algunas de las maravillas naturales de Cusco se pueden observar a simple vista, pero para poder disfrutar de otras, estas se deben encontrar primero.

Hoy repasaremos cómo llegar a uno de esos lugares mágicos y escondidos en las montañas de Perú: La Laguna Humantay, que está debajo del gran Apu Salkantay, el monte nevado a 6271 msnm, que es una de las montañas más altas de la región de Cusco y que forma parte de los Andes Peruanos.

Iniciamos nuestro viaje, como todos en Perú, bien temprano para aprovechar el día. Después de aproximadamente tres horas de viaje por entre las montañas en Cusco, llegamos hasta las faldas de Apu Humantay. ¿Recuerdan que “Apu” significaba Dios en Quechua, y que todas las montañas son consideradas dioses?

Leer más: https://laagendacr.com/numeros-vuelven-a-subir-169-casos-nuevos-de-covid-19/

Fotografía por: Glendy Pérez

Bien puesto tiene ese nombre esta montaña, porque es extremadamente grande y majestuosa, con su punta nevada y un secreto que nos esperaba. Para subir, se puede tomar el caballo o subir caminando; el camino es bastante empinado y resbaladizo por todo el césped y barro que hay al subir la montaña.

Pero nada es imposible, después de una hora de subida, llegamos a la planicie donde ya se puede apreciar el riachuelo que rodea a la montaña y las temperaturas bajan cada vez más, ya que nos rodean imponentes glaciares. Al adentrarse en la naturaleza, se puede observar el maravilloso secreto que esta montaña guarda: la Laguna Humantay.

¡Una laguna que parece de ensueño! De colores verdes y celestes que combinan a la perfección con la grandeza de la montaña, en donde se encuentra la fuente de agua que abastece a toda la laguna. Esta montaña es Apu Salkantay.

Leer más: https://laagendacr.com/gobierno-nombra-comisionada-para-las-personas-lgtbi/

Fotografía por: Glendy Pérez

Cuenta la historia, que los indígenas Incas de unos cuantos siglos atrás caminaban cientos de kilómetros para llegar a este lugar porque lo consideraban sagrado.

Normalmente, en forma de agradecimiento, al llegar a la cima de la montaña y observar la laguna, los Incas se arrodillaban hacia Apu, tomaban tres hojas de coca (planta medicinal en Cusco) y las alzaban hacia la punta de la montaña recitándole una frase Quechua para dar las gracias por la vida misma. Como turistas, agradecemos a Apu por darnos las fuerzas de llegar a admirar sus bellezas de ensueño.

¡Que gloriosa oportunidad la de observar estas maravillas naturales! Cualquier persona que visite Cusco, no se puede ir de allí sin visitar esta laguna. Es una experiencia inimaginable e indescriptible, solamente una persona que visite este lugar puede jactarse de haber sentido la paz interna en su totalidad. Una joya de la naturaleza les espera.

Powered by Rock Convert
Glendy Pérez
Latest posts by Glendy Pérez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *