La pesca de arrastre fue aprobada en segundo debate por la Asamblea Legislativa la semana pasada y desde entonces, el presidente Carlos Alvarado no se ha referido al tema. El día de ayer el proyecto de ley llegó a despacho presidencial y el presidente tendrá 10 días hábiles para leerlo y tomar una resolución al respecto: vetarlo o aprobarlo con su firma. Su oficina no compartió ninguna información relacionada a la posición del jerarca sobre el tema.

El mismo Carlos ha dejado claro, en años anteriores, su disconformidad con la pesca de arrastre. Llegó el momento, en razón de presidente de la República de Costa Rica, de poner sus creencias en práctica y tomar la mejor decisión para el país y para el medio ambiente.

No pienso enumerar las atrocidades que genera la pesca de arrastre a la vida marítima, porque cualquier persona con internet puede encontrar muchos sitios donde expertos en biología marina detallan el “matadero” de especies que está detrás de esta práctica. Costa Rica podría ser el único país en América Latina en prohibir estas prácticas terroríficas, y esa sería la mejor decisión.

Está literalmente en las manos de las actuales generaciones cambiar la historia de las especies marítimas, si estas permanecen gozando de sus hábitats naturales, o son destruidas por humanos en busca de camarones y peces pequeños; que solo llenan los bolsillos de las grandes empresas camaroneras y los dueños de estas, matando todo a su paso.

Leer más: operacion comunicacion fallida

Costa Rica se ha destacado a nivel mundial por su conciencia ambiental, su protección a las especies de flora y fauna, y su “marca verde” por muchos años. Esperemos no quedarnos con nuestro eslogan de Esencial Costa Rica y que internacionalmente nos conozcan como “amigos del medio ambiente”, mientras que dentro de nuestras fronteras seamos asesinos seriales de gran cantidad de ecosistemas marinos.

Todos somos testigos de cómo los grandes empresarios desplazan lo realmente importante, por generar millones de dólares en sus ventas. Tenemos terribles ejemplos en manejo de sus recursos y el gran daño al ambiente que estos realizan, como Estados Unidos, China, Rusia. ¿Coincidencia que sean las grandes potencias mundiales? No lo creo.

Hay un proverbio Cree que dice “Cuando el último árbol sea cortado, el último río envenenado, el último pez pescado, sólo entonces el hombre descubrirá que el dinero no se come”. Y creo que es exactamente lo que los países deben considerar en estos momentos tan determinantes para el futuro de la humanidad. Sin el planeta Tierra no somos nada. ¿Queremos contribuir a su destrucción masiva? No hay otros perdedores, más que nosotros mismos.

No dejemos que esta sea la posible recta final de tortugas marinas, arrecifes de coral, peces y otras especies marinas, mientras el presidente se queda callado.

Powered by Rock Convert
Glendy Pérez
Latest posts by Glendy Pérez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *