Normalicemos la salud mental laboral

  • Las personas empleadoras cuentan con herramientas para prevenir y atender aspectos como el acoso laboral o síntomas de un colaborador que presente síntomas de estar quemado.

El burnout, o síndrome del trabajador quemado, entró oficialmente en la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2019; desde entonces los expertos tratan de generar conciencia en los países para la prevención de aspectos como el acoso laboral y las excesivas cargas de trabajo que pueden llevar a los colaboradores a poner en riesgo su salud.

Aspectos como agotamiento, sentimientos negativos relacionados con el trabajo, un menor rendimiento profesional, depresión, dolores musculares y fatiga excesiva son el resultado de malas prácticas de salud ocupacional de las organizaciones.

Desde el Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (INTECO) hemos coordinado la elaboración y desarrollo de normativas como la INTE T200-1:2019 (Factores psicosociales Identificación, evaluación y atención de los factores psicosociales en el lugar de trabajo. Parte 1. Aspectos conceptuales), y la INTE T201:2019 (Factores psicosociales Prevención, detección y atención del acoso laboral o “Mobbing” en el lugar de trabajo) que puedan guiar a las organizaciones para prevenir, detectar y atender de manera eficiente aspectos como el mobbing y el bournout..

“Las personas empleadoras cuentan con estas herramientas para poder prevenir y atender, bajo un procedimiento establecido, aspectos como el acoso laboral o síntomas de un colaborador que presente síntomas de estar quemado, para evitar riesgos a la seguridad y salud en el trabajo. El objetivo es que las organizaciones cuenten con una estructura preventiva de salud ocupacional y una participación activa de las personas trabajadoras en la gestión de seguridad y salud en el trabajo”, explicó Alexandra Rodríguez, directora de normalización en INTECO.

La pandemia de la COVID-19 disparó la afectación mental de las personas que realizaron teletrabajo durante el periodo de mayor encierro en el país. De acuerdo con la encuesta realizada por el Colegio de Profesionales en Psicología, durante el inicio de la virtualidad el 40% de las personas encuestadas presentaron niveles intermedios o altos de tecnoestrés, un fenómeno psicosocial que incluye al estrés como resultado de la exposición y uso de la tecnología.

Por su parte, el documento Costa Rica: Estadísticas de Salud Ocupacional 2021, señaló el incremento considerable de trastornos mentales y de comportamiento tales como: ansiedad, reacción al estrés laboral, depresión, entre otros, consecuencia de condiciones que generan estrés crónico en el trabajo que no ha sido gestionado con éxito.

El teletrabajo es una modalidad que llegó para quedarse y que a muchas organizaciones tomó por sorpresa, sin contar con un protocolo para su correcta implementación, por lo que desde INTECO se coordinó el desarrollo de la guía de teletrabajo INTE T121:2021. Esta norma especifica los elementos de seguridad y salud en el trabajo que deberían considerarse para realizar la modalidad de teletrabajo y trabajo virtual, así orientación para su uso.

“Estas normas las pueden implementar en cualquier organización pública o privada sin importar su tamaño, tipo y actividades, que desee establecer, implementar, mantener y mejorar la seguridad y salud en el trabajo, así como impulsar que los colaboradores puedan conciliar la vida personal, laboral y familiar, a través del trabajo virtual, permitiendo una flexibilidad y seguridad entre las personas empleadoras y personas trabajadoras”, agregó Rodríguez.

Otro aspecto que se encuentra normalizado es la gestión de la edad en el ámbito laboral, con la cual se establecen líneas de acción que van dirigidas a adaptar el trabajo a las características y habilidades de las personas trabajadoras en grupos generacionales determinados por: la edad, condiciones sociales, psicológicas y físicas, semejantes entre sí, para mejorar la salud, la productividad y prevenir la ocurrencia de lesiones y deterioro de la salud a consecuencia del trabajo.

Desde INTECO trabajamos con el compromiso de impulsar la mejora continua de la calidad en la vida, los productos y los servicios, el crecimiento de la productividad y la sostenibilidad en la sociedad a la que servimos, logrando un impacto transformador sobre los sectores y organizaciones, y hacemos un llamado de concientización a todas las organizaciones para que la salud mental de sus colaborades sea prioritaria, y fomenten las buenas prácticas en el ámbito laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_CRSpanish