Operación comunicación: fallida

El Gobierno de la República, de manera conjunta (porque el gobierno no solo está compuesto por una persona) debe actuar ya. No pueden permitirse más acciones inconstitucionales y que ponen al país en vergüenza. Al grupito, que no nombraré por congoja, se le tiene que frenar; a todos los que le aplauden también. A los grupos de poder que les escuchan, sentenciarlos. El gobierno tiene el deber con su pueblo de actuar de manera inmediata para evitar irse al guindo.

Por más de tres semanas hemos visto actos vandálicos impulsados por la desinformación y el odio a la democracia, hemos visto “comunicaciones” del siglo pasado con la Iglesia como puente, hemos visto como se le pasa por encima a la autoridad, pero, sobre todo, hemos visto un gobierno miedoso a la opinión pública. El gobierno tiene tanto miedo de mover sus piezas y actuar como debe para no ser catalogado como “opresor o autoritario”, como muchas costarricenses lo han hecho antes, que recurre a la peor opción de todas: el silencio mortal.

Costa Rica no está encaminándose a ser una dictadura, tampoco puede considerarse un Estado fallido; pero, no por eso se puede estar tranquilos y dejar de luchar por este país, porque si lo permitimos, nos vamos todos en la misma bola.

Leer más: vandalismo democratico

Cuando un gobierno no se sabe comunicar, surgen los problemas. Somos testigos de ese problema, problema que no viene de hace dos años atrás. La comunicación es clave para todo en esta vida, y es parte fundamental de la efectividad de un gobierno.

Un gobierno sin una oficina de comunicación eficiente y un ministro ausente, no sirve de nada. Un gobierno que se guarda en silencio ante la crítica y opresión social, no sirve de nada. Un gobierno separado, no sirve de nada.

El Gobierno de Costa Rica debe, primero, ajustar sus piezas del Ejecutivo y Legislativo para poder trabajar por un objetivo en común, y repasar la razón de su existencia: el pueblo. Segundo, tomarse en serio su autoridad y ejercerla cuando se amerite como en situaciones de burla nacional e inconstitucionalidad, tales como las que se han venido presentando. Y tercero, y el más importante, comunicarse asertivamente con su pueblo y todas las partes involucradas.

Hasta que no profundicen en la realidad y las necesidades inmediatas, hasta que no encuentren su norte y luchen todos los días por alcanzarlo, hasta que no sean capaces de comunicar; no se tendrá éxito. Costa Rica tiene mucho que aprender todavía. Costa Rica no se puede dar por vencida todavía.  

Powered by Rock Convert
Glendy Pérez
Latest posts by Glendy Pérez (see all)