Policía de Fronteras evitó que más de 15.000 fármacos contrabandeados en condiciones insalubres pusieran en riesgo la salud de posibles consumidores 

  • Consumidores podrían desarrollar resistencia a los antibióticos. Foto: Cortesía.
  • No existe garantía de que el contenido corresponda al etiquetado de envases y otras presentaciones de medicamentos contrabandeados. 
  • El consumo de fármacos importados ilegalmente fortalece las finanzas de organizaciones criminales.

Daños a la salud y hasta la muerte es lo que pudieron haberles ocasionado a eventuales consumidores los más de 15.000 fármacos que decomisó la Policía de Fronteras, los cuales fueron introducidos desde Nicaragua sin permisos sanitarios y sin las condiciones mínimas para garantizar su autenticidad, calidad y efectividad. 

Leer más: Un hombre y una mujer fallecieron tras ser heridos con arma de fuego

El cumplimiento estuvo a cargo de oficiales de la Policía de Fronteras destacados en Delta Costa Rica, distrito de Llanuras del Gaspar, cantón de Sarapiquí, frontera norte, quienes detectaron el citado cargamento durante un operativo efectuado en la localidad de Tambor, distrito de Cureña, en las cercanías del río San Juan. 

Fue así como los oficiales fronterizos, al revisar los bolsos que portaban una mujer y dos hombres, todos de nacionalidad nicaragüense, lograron encontrar 15.099 unidades entre jarabes, ungüentos, ampollas, analgésicos, antigripales y productos de venta restringida como son los antibióticos, pues solo pueden ser expendidos bajo receta médica. 

Producto de la evidente violación a la legislación sanitaria y tributaria, todos los fármacos fueron decomisados de inmediato y puestos a la orden de las autoridades del Ministerio de Salud en Puerto Viejo, Sarapiquí, para su correspondiente destrucción. 

De esta forma la Policía de Fronteras está evitando posibles daños en la salud de quienes hubieran consumido estos productos, pues al ser trasegados ilegalmente no hay ninguna garantía de que el etiquetado corresponda al contenido, además de las condiciones inadecuadas en las que son transportados, sometidos muchas veces a altas temperaturas y humedad. 

De igual modos los extranjeros transportaban productos perecederos de origen animal y vegetal, también introducidos al país la margen todas las regulaciones en materia de salud animal y normas fitosanitarias, por lo cual fueron incautados y destruidos. 

Andres Parra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_CRSpanish