Saludable al 100%

Cuando hablamos de salud, debemos referirnos al término de manera holística; no solo hay que considerar el estado físico, sino también el mental. Es imperdonable dejar de lado la salud mental al enfocarse en las llamadas “necesidades inmediatas”.

Estas necesidades pueden variar de persona a persona, para algunos una necesidad inmediata puede ser tener trabajo estable, para otros concluir los estudios universitarios y seguir adquiriendo conocimiento, para otros tener activos como carro, casa, facilidades tecnológicas, etc. Pero ninguna persona puede solventar esas necesidades, si no tiene la más indispensable de todas: la salud.

Sin salud no somos nada y esto abarca ambas partes, la salud física y mental. Si nuestra salud física es adecuada, es decir, se mantiene una dieta y estilo de vida saludable, pero nuestra salud mental se ve afectada por medios externos como el estrés laboral, la ansiedad por terminar los estudios, la presión social al no tener activos “importantes”, realmente no podríamos considerarnos una persona saludable.

Si nos consideramos personas realizadas por nuestras necesidades inmediatas, nuestra salud física es relativamente buena, pero, la rutina nos mantiene en “modo automático”, realmente no podríamos considerarnos una persona saludable.

Leer más: Salud confirma 766 casos nuevos de Covid-19.

La cultura actual, desafortunadamente, ha encarcelado a la salud mental en una bóveda sin entrada ni salida. Esta cultura cerrada, escéptica e indiferente a los sentimientos humanos ha ocasionado una bomba de tiempo que si no se desactiva puede acarrear muchas problemáticas en las generaciones venideras.

En el pasado y algunas veces todavía, si una persona se preocupaba por su salud mental, era criticada sin reservas por la sociedad. Los desenfrenados efectos emocionales que ha evidenciado la falta de una salud mental óptima en las generaciones pasadas, han impactado y fundamentado un cambio de chip en las nuevas generaciones; a la fecha es indispensable gozar de buena salud mental.

Conseguir una salud mental puede ser trabajo individual, al reconocer y agradecer por lo que tengo como persona, al amarme como ser completo, al actuar pensando siempre en los demás, al dejar pasar lo insignificante y disfrutar de la vida misma haciendo lo que más me gusta; o puede ser trabajo colectivo con un profesional de la salud mental, quien puede ser de mucha ayuda para las personas que necesitan una guía y así llegar a alcanzar la realización completa.

Es saludable hacerse un auto-examen, no solo contemplar lo físico sino el ámbito mental para asegurarnos de que estamos viviendo esta vida de la manera correcta, para jactarnos de que estamos al 100%. No se vale perder el tiempo. ¿Ya se evaluó? ¿Ya encontró su propósito en la vida? Esa pregunta es de todos los días.

Glendy Pérez
Latest posts by Glendy Pérez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_CRSpanish