“Ticos pierden sus bienes sin darse cuenta de las condiciones de los fideicomisos.”

  • El Fideicomiso es constituido por una persona física o jurídica, quien es la que va a convertir en deudor de una obligación crediticia.

En Costa Rica los créditos relacionados a construcción, compra y reparación de inmuebles (hipotecarios) se mantuvieron relativamente estancados el año pasado, por debajo de los ¢1,5 billones. Para mayo de ese mismo año, la variación fue de apenas un 0,75%, según datos de la Superintendencia de Entidades Financieras (SUGEF).

Dada la situación económica que enfrenta Costa Rica, hay una nueva modalidad que están utilizando los bancos para financiar o refinanciar las operaciones crediticias, en especial las hipotecas de los deudores costarricenses, conocida como fideicomisos financieros.

“Los fideicomisos financieros son una figura legal mediante la que se realiza el traspaso de una propiedad (casa) a una sociedad fiduciaria, utilizando un contrato. El documento, además, contiene una serie de términos del financiamiento y le otorga los derechos de la propiedad al cliente una vez que esté cancelado el crédito,” manifestó Stephanie Portugués, asesora legal y vocera de la Defensoría de Apoyo al Deudor (DEFADE).  

Luego de las crisis del 2008, los fideicomisos financieros se consolidaron como una alternativa de financiación no tradicional, ante la escasez de créditos y las altas tasas de interés. El objetivo de los fideicomisos es la titulización de activos; y surgió como una opción atractiva para los inversores institucionales que buscaban mejores tasas de rendimiento acotando o limitando el riesgo.

Imagen de archivo

Este tipo de fideicomiso suele usarse para transformar activos no líquidos en activos líquidos y tradicionalmente parte de su éxito radica en que se utiliza o la banca lo ofrece para que las empresas o personas físicas puedan disminuir sus costos de operación, y además para mejorar, la liquidez.

“Hemos visto en los últimos días un incremento del uso de esta figura en nuestros clientes. Hay que entender que los fideicomisos son una nueva modalidad de financiamiento y readecuación para los deudores, pero a la vez es un arma de doble filo. Lo que pasa es que los tipos de estos contratos tienen características y efectos diferentes a los que tiene un crédito hipotecario. En el caso de la hipoteca ante un incumplimiento se debe de llevar todo un trámite judicial que puede ser muy extenso, de muchos años incluso y en el caso del fideicomiso pueden sacar a los habitantes de un bien inmueble (casa u oficina), sin mediar ningún proceso judicial y en tan sólo diez días posterior a la notificación del no pago de la obligación. Tenemos varios casos en que esos contratos conllevan a que los deudores pierdan sus bienes, sin poder mediar ya,” indicó, Stephanie Portugués, asesora legal de DEFADE-LEGALEX.

Para mayor información favor de comunicarse con Paul Stephen, asesor de prensa de DEFADE-LEGALEX al teléfono 8308-0042.

Kedy Chavarría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_CRSpanish