“Un gran corazón se pesa en kilos” es la campaña de las marcas de Cargill que busca ayudar a personas en vulnerabilidad

  • Por cada kilo de alimento comprado mediante la aplicación Aquí+ Frescos y Whatsapp Business, Cargill donó 2.000 kilos de producto.

Todo el mes de noviembre, la campaña “Un gran corazón se pesa en kilos” liderada por las marcas de Cargill (Pipasa, Cinta Azul y Kimby) y el Banco de Alimentos, hizo posible la donación de un total de 2.000 kilos de alimentos que beneficiaron a 4.700 personas en condiciones de vulnerabilidad en el territorio nacional.

Esta iniciativa forma parte de las acciones que las empresas toman como responsabilidad corporativa, enfocadas en apoyar a las comunidades donde tienen presencia. La dinámica consistía en que, por cada kilo de producto vendido durante el mes de noviembre, mediante la aplicación Aquí+ Frescos, Whatsapp Business o en las agencias Aquí+ Frescos, Agencias de la Frescura y Agencias Pollo y Más, la empresa donaría un kilo de alimento al Banco de Alimentos. 

“Gracias al compromiso de nuestras marcas Pipasa, Cinta Azul y Kimby y al compromiso que tenemos con las comunidades donde vivimos y trabajamos, facilitamos esta donación de alimento para que las personas pudieran satisfacer algunas de sus necesidades inmediatas, en línea con nuestro propósito de nutrir al mundo de forma segura, responsable y sostenible”, manifestó Gilberto Guzmán, Gerente General Cargill Proteína Latinoamérica Costa Rica.

Imagen: Cargill Costa Rica

“La donación de 2.000 kilos de alimentos que realiza Cargill con sus marcas Pipasa, Cinta Azul y Kimby le permite al Banco de Alimentos de Costa Rica ampliar su oferta, con productos esenciales para una dieta saludable como es la proteína. Gracias a esta acción vamos a poder beneficiar a más de 4.700 personas en situación de pobreza o vulnerabilidad social, con opciones alimenticias altamente nutritivas y, de esta forma poder seguir luchando de la mano de un aliado estratégico tan importante como Cargill por una Costa Rica sin hambre” comentó Francia Linares Orozco, Directora Ejecutiva del Banco de Alimentos de Costa Rica.

En el caso de la entregas de producto donado se realizaron una vez a la semana durante el pasado mes de noviembre, con lo cual se benefició a niños, niñas y adultos mayores de diversas comunidades.

Kedy Chavarría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_CRSpanish