¿Una camisa a partir de botellas PET? Conozca la nueva tendencia de telas

  • Para producir una camisa se necesita el equivalente a nueve botellas PET de 600 ml.

La tendencia a nivel mundial es la búsqueda de alternativas para recuperar y dar un segundo uso a los residuos que generamos. Es decir, pasar de opciones de consumo lineales hacia una economía circular.

Tal es el caso del poliéster (PET), que es el tipo de plástico más usado para envases en industrias como la de alimentos y bebidas. De hecho, cada minuto, se venden un millón de botellas de plástico en todo el mundo, de acuerdo con datos de Preserve Planet.

Gracias a esa búsqueda constante por desarrollar acciones que potencien hábitos de consumo más sostenibles, ya es posible crear telas hechas a partir de botellas de plástico (PET) recicladas.

Imagen de archivo

El proceso consiste en recolectar botellas plásticas del mar y de rellenos sanitarios para luego limpiarlas, triturarlas y convertirlas en hojuelas. Posteriormente, estas son transformadas en chips para crear hilos hechos de poliéster reciclado.

“Más allá de la tecnología que usamos, lo importante es garantizar la trazabilidad de la materia prima de origen reciclado. El proceso inicia en la recolección y limpieza de los envases para concebir una nueva materia prima que permita transformar el poliéster reciclado en hilos. Luego, se transforman en una tela con la calidad necesaria para confeccionar diferentes tipos de prendas”, comentó Milciades Manrique, director de mercadeo de Lafayette.

Para fabricar una camisa, se utiliza el equivalente a 9 botellas PET de 600 ml. Precisamente, la empresa Lafayette cuenta con los certificados RCS y GRS (estándares internacionales sobre declaración de material reciclado) que garantiza la trazabilidad de uso de materia prima de origen reciclado para la fabricación de textiles hechos a partir de la recuperación de botellas PET.

“El proceso para crear este tipo de hilo es más complejo que una tela convencional, porque es necesario ajustar las condiciones de fabricación. Sin embargo, el tiempo de producción es el mismo y el ahorro de recursos es superior. Por ejemplo, se consume 85% menos de energía y se genera 77% menos emisiones de CO2 en la fabricación de un chip de poliéster reciclado”, agregó Manrique.

Imagen de archivo

Esta técnica permite el segundo uso de las botellas PET cuyo porcentaje de reciclaje a nivel mundial es del 9%, según datos del Fondo Mundial para la Naturaleza, en un contexto donde se producen 400 millones de toneladas de plástico al año.

Ropa a partir de botellas PET

Esta nueva tendencia mundial de fabricar camisas hechas con hilos a partir de material reciclado ofrece un producto de alta calidad y con muchos más beneficios, si se compara con la tela convencional. Por ejemplo:

  • Mantiene su color por más tiempo durante las primeras 50 lavadas.
  • Evita la generación de frisado -conocido también como pilling– que son esas motas de fibras en la superficie del tejido.
  • Se lava y seca rápidamente. Además, no se arruga.
  • Se pueden diseñar con protección solar UPS 50, control de humedad y antibacterial.

De acuerdo con Lafayette, cada vez más, las empresas en Costa Rica se interesan por obtener para sus colaboradores nuevos uniformes hechos de telas a partir de poliéster reciclado. Tal es el caso de NESTLÉ, que recientemente adquirió uniformes hechos de este material para el 100% de su equipo de mercaderistas en el país.

“Bajo nuestro enfoque de Creación de Valor Compartido, nuestra estrategia de sostenibilidad ambiental tiene como fin preservar los recursos para las generaciones futuras. Una de las maneras para lograrlo es impulsar hábitos de consumo circulares, reducir el uso de nuevos recursos y dar un nuevo valor a los ya existentes. Esta misma lógica la estamos impulsando a través de nuestros programas de recuperación y coprocesamiento o reciclaje de empaques posconsumo. Hoy somos la primera empresa certificada como plástico neutral en Costa Rica”, comentó Elizabeth Valverde, líder de Asuntos Públicos y Corporativos de NESTLÉ Costa Rica.

En esta ocasión, se utilizó el equivalente a 9 880 botellas PET de 600 ml, lo que permitió la creación de 1 032 prendas, entre camisas y pantalones.

Kedy Chavarría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_CRSpanish