¡Revísese! El cáncer de Hígado es el tercero más letal del mundo

  • La enfermedad es prevenible, a raíz de que se origina de enfermedades que son conocidas y tratables.

En el marco del Día de la Concientización del Cáncer de Hígado, conmemorado el 30 de octubre, los especialistas hacen un llamado con el objetivo de explicar la importancia de este órgano, el diagnóstico y tratamientos oportunos, que aseguren una mejor expectativa de vida.

El hígado es la glándula más grande del cuerpo y tiene más de cinco mil funciones, como, por ejemplo: almacena los nutrientes de los alimentos y los convierte en energía cuando es necesario, descompone las sustancias nocivas para que el cuerpo pueda eliminarlas a través de la orina o las heces y produce la bilis, un líquido que ayuda a digerir los alimentos.

Su funcionalidad se mantiene adecuada hasta que ya está extremadamente dañado. Los tumores del hígado pueden formarse de distintos tipos de células y se clasifican según su sitio de origen. El carcinoma hepatocelular (CHC), originado de las células propias del hígado, es el tumor maligno de hígado más común. El 85% de los tumores malignos del hígado, corresponden al CHC.

El cáncer de hígado es el tercero más letal del mundo, por detrás del cáncer de pulmón y colorrectal. Además, es el sexto más frecuente a nivel mundial, luego del cáncer de mama, pulmón, colorrectal, próstata y estómago.

“Esta condición se origina de diversas enfermedades muy distintas entre sí, pero que afectan al hígado en general, como por ejemplo: hígado graso, la enfermedad hepática asociada al uso de alcohol o enfermedades genéticas, que van generando una disfunción progresiva que no da síntomas, hasta que el paciente presente una cirrosis”, explicó el Dr. Wagner Ramírez, gastroenterólogo de Grupo Equilibrium.

Imagen de archivo

El especialista, además, comenta, que existía en la sociedad un concepto erróneo sobre que la cirrosis era solamente causada por el consumo de alcohol, sin embargo, con los años los médicos demostraron que la cirrosis es el estadío final de cualquier daño crónico al hígado, causando una fibrosis (cicatrización) que promueve el ambiente pro cancerígeno dentro del hígado, ya que esos cambios o mutaciones, que ocurren por el daño acumulado a lo largo del tiempo en el hígado promueven el desarrollo del cáncer. El 90% de los casos de CHC se originan de hígados cirróticos.

La enfermedad por hígado graso por disfunción metabólica es la enfermedad hepática crónica más frecuente a nivel mundial y es de las enfermedades del hígado que producen cáncer sin tener cirrosis, sin embargo, hasta un 40% de los pacientes con hígado graso pueden llegar a lesionar su hígado hasta desarrollar cirrosis.

Según Ramírez, lo más importante es controlar o prevenir todas estas enfermedades que pueden desarrollar el cáncer. Con la disminución del consumo de alcohol y con la cura de la hepatitis C, actualmente hay causas más frecuentes como la obesidad y diabetes, que incrementan la incidencia del hígado graso y esto lleva a un viraje importante en epidemiología. 

“Lo más importantes es saber que es una enfermedad prevenible, a raíz de que se origina de enfermedades que son conocidas y tratables. Es fundamental conocer si efectivamente padezco de estas enfermedades haciendo énfasis en el hígado graso o en mi consumo de alcohol, para lograr prevenir y saber cómo estoy. Entonces, si queremos prevenir el cáncer, lo primero es mantener un estilo de vida saludable, evitar un consumo excesivo de licor y hacer los exámenes de sangre de rutina para buscar las hepatitis virales”, mencionó el especialista.

El hígado es uno de los órganos más frecuentes a donde los tumores hacen metástasis, por esa razón el cáncer de estómago, ovario y colon pueden hacer metástasis, siendo un indicador más para proteger al hígado por medio de un peso saludable, una alimentación balanceada, realizar actividad física, disminuir el consumo de alcohol y evitar el tabaquismo.

El gastroenterólogo comenta que en Costa Rica ya existen estudios de alto nivel tecnológico para hacer frente a esta realidad mundial, como lo es la elastografía transitoria (Fibroscan), que evalúa el grado de cicatrización o el daño que ha acumulado el hígado. Esta técnica es totalmente indolora mediante ultrasonidos, el resultado se obtiene de forma inmediata y se puede repetir periódicamente de forma segura.

Si desea consultar acerca de esta enfermedad, puede consultar con los médicos de Equilibrium Expertos en Salud Digestiva, un grupo de especialistas en gastroenterología con más de 15 años de experiencia, a través del teléfono 2220-0363, al WhatsApp 8880-2931 o visitando su sitio web www.grupoequilibrium.com

Kedy Chavarría
Latest posts by Kedy Chavarría (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_CRSpanish